9:01 pm - domingo septiembre 15, 2019

Amigos y muy buenos escritores

Written by | 20/02/2016 | Comentarios desactivados en Amigos y muy buenos escritores

Desgraciadamente tengo poco tiempo. Me gustaría escribir una reseña de cada uno de los libros que voy a comentar aquí, o una semblanza de cada uno de mis tres amigos escritores, compañeros de la pluma, pero tengo poco tiempo. Para leer y para escribir. Mi deseo es dar a conocer a mis tres amigos, o darlos a conocer más, ayudarles en la promoción de sus tres últimos libros y del resto de su obra, así como contar algo de su personalidad. Estoy hablando de David Llorente, José Aurelio Martín –que publica su nuevo libro junto a Antonio Lópezpiña, al que no conocía hasta hace poco– y Helena Cosano, diplomática y magnífica escritora.

Sus libros son muy diferentes, pero me revelan, y no sólo los suyos sino las obras de otros escritores de mi edad aproximadamente, que estamos en un momento muy bueno de la Literatura Española, a lo que podría encontrarse explicación si nos paráramos a analizarlo. Baste decir ahora que la formación ha sido muy buena para estos autores, y para muchos otros españoles, y que esa formación, unida a la vocación literaria, que como saben los que la gozan –iba a escribir también los que la sufren–, es muy fuerte y obliga a realizarla.

Por otra parte, y aunque vivamos años de crisis en los que es muy difícil publicar –los autores de mi edad, amigos míos, ahora están publicando, estamos publicando, con mayor asiduidad–, yo tengo la idea de que las crisis económicas y sociales son buenas para la creatividad, la literaria y quizá otras, que conozco mucho peor. Siempre pienso en el Siglo de Oro con esa efervescencia literaria que se dio entonces, mientras España se iba escorando hacia la decadencia de su imperio.

A David Llorente lo conocí en la Facultad de Filología de la Universidad Complutense de Madrid. Pronto nos hicimos muy amigos, muy unidos por nuestro deseo de convertirnos en escritores. Yo creo que entonces no lo llamábamos así, pero lo que teníamos en grado sumo era una gran vocación literaria. Me acuerdo que solíamos comer juntos y hablar mucho, por ejemplo, de Camilo José Cela, una referencia constante para nosotros –también para José Aurelio Martín, por cierto, lo que ocurría también con Francisco Umbral–. Cuando conocí a David aún no había publicado ningún libro, pero pronto, ese mismo año –primero de carrera– ganó el Premio, precisamente, Francisco Umbral, con su novela Kira, que nos encantó en la Facultad, y que fue publicada por la editorial Zócalo, al igual que su segunda novela El bufón, premio Ramón J. Sender, el premio de la Facultad, publicado por la misma editorial. Leí ésta su segunda novela y también me gustó mucho.

Sus dos novelas más recientes Te quiero porque me das de comer (Alrevés, 2014) y Madrid:frontera (Alrevés, 2016) apetece mucho leerlas. La primera tuvo un gran éxito de crítica, y ésta segunda se presentó muy recientemente en Madrid. Las obras de David son sobre todo literarias, innovadoras, pero se ha hablado, teniendo en cuenta su escritura artística, de novela negra para Te quiero porque me das de comer y de distopía para Madrid:frontera. David es un autor muy recomendable, joven pero que ya tiene aureola de gran escritor. Creo que hay que asomarse a sus obras, por ejemplo a ésta última, que aún no he leído y que tantas ganas tengo de leerla.

José Aurelio Martín también es compañero de carrera. Juntos hemos hablado mucho, “conversado”, como él diría, en los pasillos de la Facultad, y también en sus exteriores, Universidad Complutense de Madrid. Es profesor de Instituto, profesor vocacional, aparte de escritor, sobre todo dramaturgo, aunque estoy seguro de José Aurelio ha hecho ya otras cosas, aparte de teatro, y otras las hará, como este Diccionario de nosotros mismos (Editorial Dalya) tan original y heterodoxo, en colaboración con Antonio Lópezpiña. Me recuerda a algunos diccionarios de Umbral, por lo personal y heterodoxo precisamente, el Diccionario para pobres o el Diccionario de literatura, pero es diferente, la idea es diferente. Se trata, por lo que he visto, de un diccionario de ellos mismos, de su mundo, de su ámbito, de su barrio, etc., bien escrito, literario, valiente y osado en algunos aspectos. Es un libro diferente, insisto, y merece ser disfrutado, con libertad, con la misma libertad que ellos han puesto en escribirlo.

Helena Cosano es amiga mía desde hace unos meses, desde verano que coincidimos en una fiesta del diario El Mundo. También es una escritora muy vocacional, como he podido comprobar, leyéndola, pero sobre todo hablando con ella. Su nuevo libro Teresa. La mujer (La Esfera de los Libros) está escrito con riqueza literaria, con mucha sensibilidad hacia la santa, transmitiendo espiritualidad. Creo que se podría utilizar este libro para hacer ejercicios espirituales, y es una maravilla disfrutarlo mientras se leen pasajes de la Santa. Teresa. La mujer es un libro, como digo, que atesora riqueza literaria, pero al mismo tiempo se lee muy bien. Es una obra que consigue transmitir a muchos, por su estilo, un contenido muy especial, la mística de Santa Teresa, su personalidad, entre el mundo y Dios. Helena me contó que se había inspirado en las Confesiones de San Agustín, libro que le gusta mucho, para escribir una especie de Confesiones de Santa Teresa. Por último, debo decir que el libro incluye unas citas maravillosas, de la santa pero también de otros autores.

En efecto, creo que estamos en un momento excelente de nuestra literatura. Hay muchos escritores jóvenes muy buenos que están escribiendo y publicando en estos momentos. Algunos, bastantes, son amigos míos. Somos compañeros de vida, y también de lecturas y de escrituras, lo que es muy hermoso para el que siente la pasión literaria, algo que se puede compartir con mucha facilidad, siempre leyendo y escribiendo, leyendo a los otros, hablando, “conversando”, como diría José Aurelio, con los otros. Y hablando también –aprendiendo de ellos- de los que nos han precedido en el tiempo, nuestros amados escritores, más o menos contemporáneos, clásicos o actuales, maestros del oficio.

David Llorente, José Aurelio Martín, Antonio Lópezpiña y Helena Cosano van ganando lectores, lo intuyo, con mucha rapidez. Los que entran en sus nuevos libros buscan los anteriores, los que han leído los anteriores buscan los nuevos. Un escritor que nos gusta es como un gran amigo. Todos los lectores conocemos esa sensación de amistad más allá del tiempo y del espacio.

Eduardo Martínez Rico

 

Artículos relacionados

  • ¿Qué significa la literatura para ti? La literatura es para mí es esa cosa tan extraña que denominan “vocación”, que se siente como una llamada que no es posible ignorar. Es una forma de interpretar la vida, una síntesis, una búsqueda. Por ello, mis preocupaciones temáticas han sido siempre esencialmente filosóficas (el sentido de la…
    Tags: de, que, y, helena, cosano, rico, martínez, cartel, eduardo
  • Acabo de leer Glosa impertinente sobre Cárcel de amor (Ediciones Ulises), una obra profunda y exigente que utiliza un clásico de nuestra literatura, Cárcel de amor, de Diego de San Pedro, para ir más lejos. Hablo con Antonio Prieto sobre su novela y creo que la entrevista puede ser una buena introducción para conocer la…
    Tags: de, que, y, rico, martínez, eduardo, cartel, antonio
  • Para Antonio Prieto                                       Antonio, viejo amigo,                                       compañero, maestro,                                       ¿ya leíste hoy                                       tu ración de palabras?,                                       ¿ya viajaste a tu mundo                                       siempre mítico,                                       bien orlado de presente                                       atemporal y único?                                       Antonio, viejo amigo,                                       te cuento que te leo,                                       que en tus libros                                       te tengo como un tesoro                                       que conoce el tiempo                                       para trascenderlo.                                       Viejo amigo, compañero,…
    Tags: y, de, antonio, que, martínez, rico, eduardo, cartel
Filed in: Literatura

Comments are closed.