2:00 pm - martes junio 19, 2018

Author Archives:

‘Ultimátum’, de Rafael Guerrero: novela negra escrita por un detective real

Written by | 03/03/2016 | Comentarios desactivados en ‘Ultimátum’, de Rafael Guerrero: novela negra escrita por un detective real
Después Un guerrero entre halcones y Muero y vuelvo, Rafael Guerrero ha seguido fiel a su estilo con su última novela, Ultimátum (Círculo Rojo, 2015). Está escrita, como las otras, en primera persona y sin dejar de lucir su tarjeta de presentación por delante: es una novela de detectives escrita por un detective real. Y se nota. Al fin y al cabo, Rafael Guerrero sabe bien de lo que habla. Y de lo que escribe. Es de agradecer la verosimilitud con la que presenta sus tramas, poco dadas a numeritos hollywoodienses y a gatillos fáciles. Y lo cierto es que los escenarios por los que discurre hubiesen tentado a más de uno a sumarse galones de intrepidez: la bella, sucia y, siempre sospechosa, Palermo, y nada menos que Siria, en plena guerra civil. Aunque en Ultimátum se intuyen las pistolas

¿Y quién se atreverá a reconocerse como políticamente correcto?

Written by | 04/12/2015 | Comentarios desactivados en ¿Y quién se atreverá a reconocerse como políticamente correcto?
¿Conocen a alguien que se defina a sí mismo como políticamente correcto? Así, a bocajarro, sin contexto que medie, como, por lo demás, viene siendo habitual. No, claro que no. Implicaría un desatino social, casi como aceptar que uno sea un remilgado, un meapilas o un plasta, todos ellos, por cierto, apelativos bastante antipáticos y muy poco cool. Este matiz es importante. Lo curioso es que nadie negará que vivimos una época absolutamente condicionada por las pautas de la corrección política. ¿Entonces? ¿Se trata de un verbo sin sujetos? ¿De una pandemia sin portadores? Por descontado, aquí no se ha inventado nada nuevo: la censura (el tabú) es tan vieja como el mundo. Como también lo es su excedente, ese sutil mecanismo de supervivencia, de prefijo pasivo y silencioso, que

Crítica: ‘Reikiavik’, de Juan Mayorga: el ajedrez como juego de metáforas

Written by | 19/10/2015 | Comentarios desactivados en Crítica: ‘Reikiavik’, de Juan Mayorga: el ajedrez como juego de metáforas
En esta obra, la premisa de Juan Mayorga (ver La lengua en pedazos y El crítico) ha sido particularmente audaz: ¿Y si en vez de jugar al ajedrez, jugamos a Reikiavik? Así, dos hombres que ni siquiera saben jugar al ajedrez, se encuentran de vez en cuando en un parque para representar la gran partida del siglo, enfrentó a Spassky contra Fischer. Uno de ellos está enfermo y busca un sustituto. Aparece un muchacho (Elena Rayos). Y comienza el espectáculo en el Teatro Valle Inclán. Que estos personajes se llamen entre ellos Waterloo (César Sarachú) y Bailén (Daniel Albadalejo) deja claro que aquí cada uno pierde a su manera. También pasó en Reikiavik. Nunca hubo más vida para los dos contrincantes más allá de la partida, a la que quedaron inextricablemente unidos. Así, tras

Crítica: ‘Samsara’, de Víctor Ullate: Despertar a través de la danza

Written by | 15/09/2015 | Comentarios desactivados en Crítica: ‘Samsara’, de Víctor Ullate: Despertar a través de la danza
Cuerpos reducidos a la más mínima dignidad son empujados por excavadoras a una fosa común. Lo conocemos de sobra: es Auschwitz. La proyección sigue y aparecen imágenes que representan lo más miserable y glorioso de la condición humana sobre un párpado cerrado, la conciencia aún dormida. Detrás del telón, los bailarines practican Taichi. Con esta declaración de intenciones, quizá más larga de lo que le corresponde a un prólogo, arranca Samsara de Víctor Ullate. Si hay algo que nos recuerda este ballet es que el sentimiento religioso es un territorio de libertad y belleza, cuya expresión admite tanto al ritual del grupo como a la soledad del místico. Es decir, el paso que va del baile a la danza. Una espiritualidad que, al fin y al cabo, y como se adivina en Ullate, no es

Crítica: ‘El crédito’: ni Carlos Hipólito ni Luis Merlo consiguen remediarlo

Written by | 06/03/2015 | Comentarios desactivados en Crítica: ‘El crédito’: ni Carlos Hipólito ni Luis Merlo consiguen remediarlo
¿Pero cómo se explica? Esta obra tenía todos los ingredientes para construir una buena comedia. Está escrita por Jordi Galcerán, autor de dos pelotazos como el Método Grönholm y la entretenida Burundanga. Su director es Gerardo Vera, antiguo director del Centro Dramático Nacional. Y, encima, los actores son Carlos Hipólito y Luis Merlo. Pues, oh misterios del teatro, la receta ha terminado resultando, en el plato del Teatro Maravillas, más que sosa, apelmazada. La obra transcurre en un único escenario: el despacho de un banco. Ahí se encuentran los dos personajes que van a sostener toda la obra. Uno es un banquero y el otro un tipo en números rojos que le quiere solicitar un crédito, sin más posibilidad avalística que una amenaza bastante simpática. No desvelaremos más.

Crítica: ‘Los cuentos de la peste’: homenaje de Vargas Llosa al ‘Decamerón’

Written by | 26/02/2015 | Comentarios desactivados en Crítica: ‘Los cuentos de la peste’: homenaje de Vargas Llosa al ‘Decamerón’
El Teatro Español vuelve a apostar por Vargas Llosa. Y esto no es noticia. Aunque Los cuentos de la peste, dirigida por Joan Ollé, sí que añade una novedad ciertamente llamativa. Y es que después de Kathie y el hipopótamo, La Chunga, y El loco de los balcones, el premio Nobel se ha visto con ganas de dar el salto más allá del guion y se ha lanzado a actuar. Pero lo primero es la literatura. De los cien relatos narrados en el Decamerón, Vargas Llosa escoge ocho, cuyo eje argumental es el amor. La trama discurre en una quinta situada a las afueras de Florencia, donde cinco personajes (entre los que está el mismo Boccaccio) hacen de la fantasía el mejor parapeto frente a la realidad brutal de la peste, que empantana la urbe de cadáveres. Ahí arranca un juego de malabares (a veces

Crítica: ‘El loco de los balcones’: José Sacristán da voz a Vargas Llosa

Written by | 15/10/2014 | Comentarios desactivados en Crítica: ‘El loco de los balcones’: José Sacristán da voz a Vargas Llosa
No hay nada como morirse o ganar un Nobel para que a uno le vayan rescatando textos de entre las carpetas escolares. El loco de los balcones (1993) no llega a tanto, pero teniendo en cuenta que es la tercera obra (antes lo fueron La chunga y Kathie y el hipopótamo) de Mario Vargas Llosa estrenada en el Teatro Español, debería hacernos sospechar que habrá una cuarta y una quinta, en precisa coincidencia con el resto de obras teatrales publicadas por este extraordinario narrador, género, por cierto, asociado a la prosa. Basada en un personaje real, el protagonista de esta historia es Aldo Brunelli (José Sacristán), un profesor italiano de Historia del Arte que se dedica a recuperar balcones coloniales en la Lima de los años 50 junto a su hija Ileana (Candela Serrat). De entrada, esa

El viaje y la renuncia

Written by | 04/08/2014 | Comentarios desactivados en El viaje y la renuncia
Recordaba con genial sorna Gómez Dávila que las catedrales no fueron construidas para fomentar el turismo. Que una observación así pueda perder la ironía para convertirse en didáctica nos hace temer una profunda ignorancia de todo lo referido a nuestra tradición. No vamos descaminados: hablar hoy de dioses remite a un vago y neblinoso territorio situado junto a dragones, elfos y vampiros con acné. Antes los ilustrados negaban el mito. Ahora, sencillamente, todo se confunde con todo. La orfandad de trascendencia que caracteriza a nuestros días ha sido sustituida por lo que le quedaba más a mano: la experiencia. Nos urge la necesidad de espacio y de tiempo. De ahí la cantinela del ser uno mismo, que con rictus de selfie, promueve un «yo estuve ahí» planetario de mecánica ansiosa.

Crítica: ‘Muero y vuelvo’, de Rafael Guerrero

Written by | 29/03/2014 | Comentarios desactivados en Crítica: ‘Muero y vuelvo’, de Rafael Guerrero
Muero y vuelvo (Editorial Circulo rojo) tiene una peculiaridad con respecto a otras novelas de detectives: está escrita por un detective. Quizá por eso la historia consigue, sin explosiones hollywoodienses ni artificios altisonantes, contagiar con verosimilitud la atmósfera de sexo, dinero, cinismo y camaradería que envuelve esta profesión tan proclive al límite. No es un trabajo normal. Cuando la búsqueda se torna en el pan de cada día, el movimiento cobra irrefrenable forma de gerundio, de continuo ir y venir. Y ese estado resulta difícilmente compatible con anclajes cotidianos para el resto de buenas gentes, ya sean emocionales, geográficos o directamente morales. Nuestro protagonista lo sabe mejor que nadie. Y así, de la soledad al borbotón de adrenalina, Rafael Guerrero nos

El desengaño y el becerro de oro

Written by | 10/03/2014 | Comentarios desactivados en El desengaño y el becerro de oro
El título ya lo avanza: ésta es una fábula de mal agüero y moraleja áspera, inserta en la estirpe más castiza del pesimismo existencial y tabernario. Hablamos de la tragedia del desengaño, lúcidamente analizada por Félix de Azúa en Autobiografía de papel. Para el filósofo, el desengaño se produce cuando las soluciones que nos han servido para sobrellevar los tiempos revueltos se demuestran como la principal causa de que esos tiempos fuesen revueltos. O lo que es lo mismo, cuando las esperanzas son nuestro peor enemigo o las medicinas que nos venden agravan la enfermedad. Es un resumen de la historia de nuestro país digna de libro de texto. Porque si hay algo que le guste más a un español que levantar estatuas de mérito efímero es, precisamente, echarlas al suelo, con ese