9:33 am - Monday May 29, 2017

Carlos Saura, Quijote del séptimo arte

Written by | 18 November 2013 | Comments Off

alberto garcía alix

El huescano Carlos Saura es propenso a la soledad, a ser posible, con buenas compañías, y a que le respeten sus momentos de meditación y creatividad. Quizá por la costumbre de escuchar a su madre pianista, lleva música en el corazón y dentro de sus cámaras fotográficas o de filmar películas. A este Quijote del séptimo arte, le ponen y le entonan las cámaras fotográficas y las cinematográficas. Le gusta, según asegura, correr riesgos con el trabajo, esto no quiere decir que haga de especialista en escenas de peligro, quiere decir que le gusta tratar la historia que cuenta a través de sombras, de sugerencias visuales, o bien reinventando el cubismo en fondos y paisajes, intentando abarcar algo que esté más allá del cine.

Carlos Saura debe de ser muy insatisfecho, prueba de ello es que se ha casado varias veces, que cambia de estilo constantemente en cada película, y que no le importa correr riesgos. Bajo su dirección las películas musicales nos sorprenden por la colocación de las cámaras a ras de suelo, mostrándonos el vuelo de los pies de los bailarines. Es un superdotado mago con una cámara de filmar en sus manos, graba vistiendo de luces a los decorados y le pone brillos de misterio a las sombras. A los actores los convierte en notas musicales. Acentúa las escenas dramáticas de poesía. No deja indiferente a nadie los encuadres de sus cámaras, cámaras que cuando las pone en movimiento se introducen en el alma de los paisajes y en los sentimientos de los actores. Crítico duro, le duele la banalización imperante en la sociedad.

En su día, antes de casarse con Geraldine, la hija de Charlot, pasó ciertas dificultades con el que iba a ser su suegro Charles Chaplin, ya que en la prensa cierto periodista publicó que Geraldine salía con un playboy español que se dedicaba al cine. Le pasaron a Charlot una copia de Peppermin Frappé, que acabó por entusiasmar al gran Chaplin, y así se lo hizo saber a Carlos Saura y a su hija Geraldine, a quienes los invitó a su casa en Ginebra. Con aquella película Saura se metió a su suegro en el bolsillo.

Carlos Saura en filmografía cuenta con una cuarentena de películas, o sea, nos ha contado las cuarenta, las cuarenta en arte puro. Carlos Saura, como su hermano, el pintor Antonio Saura, hasta para estornudar lo han hecho con arte. Antonio, su hermano, le aconsejaba:

-Sólo dejes lo que valga la pena y no dudes en destruir tus errores.

Si Carlos Saura filmase al mismísimo Dios y al temerario Diablo, a los dos les iba a poner una nariz de payaso y les pondría frente a una cámara, para que nos riéramos del uno y del otro, como ellos se deben de reír contemplándonos a nosotros.

José Bárcena

Artículos relacionados

  • Voy, vamos, a El Escorial impulsados por nuestra anterior visita a Yuste (Cáceres), el monasterio en el que se retiró Carlos V, aquel paraje paradisíaco que hizo un poco más amables sus últimos años, tan diezmado por la gota. Voy con mi amigo Iñaki Sánchez Simón, arquitecto y amigo de la infancia, que firma las…
    Tags: de, el, su, la, en, cartel, carlos
  • Begoña nunca ha sido un torrente de pasionalidad, pero tiene fibra sensible. Salvo raras excepciones, sabía contener los sentimientos para no mostrar todas las cartas a sus amistades o a su familia. Ella siempre pensó que su debilidad era un charco hondo donde se guardaba una especie de joya perdida: la buena simiente. Así lo…
    Tags: de, la, el, en, cartel
  • Hoy es final de año. Leo la descripción de la fealdad de la ciudad de Orán, próxima a una hermosa y desgarradora naturaleza, y, al tiempo, alguien, en el chat del ordenador, en desliz apocalíptico, escribe «el final de los años», que me alerta. Ya sé que no es el final. Por mucho que el…
    Tags: de, la, el, en, las, los, cartel
Filed in: CINE

Comments are closed.