1:24 am - jueves marzo 21, 2019

Archive: Opinión Subscribe to Opinión

Hacia el Fin del Mundo

Written by | 10/12/2012 | Comentarios desactivados en Hacia el Fin del Mundo
¿Cree usted en el fin del mundo? En vísperas del 21 de diciembre del año 2012, y mientras celebramos el Adviento con los ojos puestos en la nueva venida del Nazareno, el milenarismo vuelve a colarse entre las inquietudes del día a día, copando las portadas de numerosos medios digitales y alguna que otra reseña de la prensa oficial. Eso sí, la mayor parte de los artículos que estos días pueden leerse sobre el tema inciden en el desmentido ―por parte de la NASA o de algún consejo de expertos pertenecientes a instituciones de prestigio― de las supuestas profecías que anuncian el colapso de nuestra civilización causado por la actividad solar, o por la acción de algún otro objeto astronómico, y que tendría lugar en los días circundantes al solsticio de invierno. Sin duda, el

En balde

Written by | 06/03/2011 | 1
Por mucho que lo intente, no puede uno actuar según lo que cree bueno para los demás. Hay personas que simplemente no desean ser salvadas. La decepción está en el ojo del que mira, de quien se pone en el lugar del otro en balde. Artículos relacionadosHacia el Fin del MundoIndia (XXIV): En el interior del templo prohibidoIndia (XXVII): El conductor de rickshaw

Caos y orden

Written by | 05/03/2011 | Comentarios desactivados en Caos y orden
Encuentro cierto sosiego en la vida rutinaria, en la dedicación ordenada y en la aplicación al trabajo cuando éstas sobrevienen desafiando momentáneamente a la improvisación, al desorden y a la levedad. Artículos relacionadosEl episodio de la cuerda rotaIndia (II): DelhiLas vueltas que da la vida

Sociología amateur

Written by | 04/03/2011 | 1
Asombra comprobar cómo un grupo humano, por pequeño que sea, exento de un líder fuerte es incapaz de mantenerse unido ante un objetivo común. Una jerarquía vacilante está condenada a la guillotina. Quizá la humanidad sólo pueda ir hacia delante sometida a un tirano. Artículos relacionadosMilán. Ciudad de pasoInventario de BurgosIndia (XXIX): El museo de sueños

Intelectuales

Written by | 03/03/2011 | 1
Un intelectual es una persona que de joven habla como un viejo y de viejo habla como un niño. Artículos relacionadosIndia (XXIX): El museo de sueñosInventario de BurgosMilán. Ciudad de paso

Las guerras y las calles (y VII)

Written by | 08/03/2008 | Comentarios desactivados en Las guerras y las calles (y VII)
Estos días florecen los cerezos jóvenes de la calle del Arenal. Tan jóvenes son que sus frágiles troncos, que más bien parecen una rama más, se doblan con el viento que ha sacudido la ciudad esta última semana. Tan jóvenes son que a uno le hacen dudar si tal vez no serán éstas sus primeras flores. Tan jóvenes son que soportan la intemperie desnudos, descarnados, nudosos, plantados en fila india en uno de los márgenes de la calle tiritando, como en un campo de concentración. Hoy asesinaron a un hombre. Fue rápido, certero y cobarde el tiro que le cercenó la aorta por la espalda. Dos disparos más en el pecho y trabajo concluido. Con el arma aún humeante, el asesino tal vez mira cómo la mujer y la hija de la víctima, que lucha por respirar entre gorgoteos de sangre, taponan

Las guerras y las calles (VI)

Written by | 05/03/2008 | Comentarios desactivados en Las guerras y las calles (VI)
Hoy hace buen día, como todos los domingos: el sol se introduce entre los visillos de las persianas, como si quisiera inundarlo todo de luz. La primavera de primeros de marzo empieza a desperezarse y se hace notar, engreída y traviesa, con su brisa de flores tempranas. Paseo por la plaza de Tirso de Molina, espléndida, plena de gente que toma el sol, niños que juegan en el parque y jóvenes que toman cañas en las terrazas. Nada hace sospechar que un par de días antes aquel lugar había visto abrirse las puertas del infierno bajo sus pies. Todo se ha limpiado. Todo vuelve a la normalidad. Lo único que hace recordar la batalla son los grandes agujeros en el pavimento que sirvieron de cantera de artillería, algún escaparate resquebrajado y el rastro inconfundible del fuego en las fachadas.

Las guerras y las calles (V)

Written by | 02/03/2008 | Comentarios desactivados en Las guerras y las calles (V)
El pasado viernes venía yo de trabajar a eso de las ocho y media de la noche. A la altura de la Puerta del Sol me fijé en que un helicóptero sobrevolaba la zona, titilando en la negrura del cielo con una luz roja intermitente. Al doblar la esquina que conduce a la plaza de Tirso de Molina escuché disparos en la lejanía. Era la primera vez en mi vida que oía detonaciones reales. Enseguida me asaltó un sentimiento de alerta, de miedo cerval y paralizante ante lo desconocido, pero enseguida se vio subyugado por una sensación de curiosidad imparable, estimulante, perentoriamente autoritaria, que me acuciaba a continuar mi camino hacia Tirso de Molina. El aire estaba cargado de una bruma blanca que despedía un olor que no acertaba a relacionar. Llegué hasta la bocacalle de la plaza, donde

Las guerras y las calles (IV)

Written by | 23/02/2008 | Comentarios desactivados en Las guerras y las calles (IV)
Llovía. Y lo hacía con ganas, pertinaz, como si no hubiera llovido en todo el invierno, aunque con suavidad, tomándose su tiempo. Cuando llueve de noche parece como si cayera agua negra del cielo, petróleo casi, como lágrimas de rímel que se escurrieran furtivas sobre un rostro de asfalto. Lágrimas oscuras que la gente pisotea a su paso, torrenteras de llanto que reflejan destellos caleidoscópicos de farolas y neones, devolviéndole a la ciudad su propia imagen, aunque nublada de azogue fuliginoso. Y así la lluvia cubre la realidad con un velo como de encantamiento, con rumores sostenidos que aletargan las agujas del reloj. La gente se recoge, se repliega hacia su interior, desaparece. Mientras la lluvia cae, la vida continúa, aunque sólo de puertas para adentro. Tal vez por eso

Las guerras y las calles (III)

Written by | 20/02/2008 | Comentarios desactivados en Las guerras y las calles (III)
Duelo de garrotazos, de Goya Se acercan tiempos de elecciones, que son la materialización conceptual de la violencia que ha inundado la cosa pública en los últimos años. Hemos contemplado atónitos cómo los políticos de cada facción se despellejaban los unos a los otros desde sus tribunas sin el menor miramiento ético, utilizando cualquier argumento a mano, por peregrino que sonara al oído, por vergonzoso que resultara a testigos ajenos. Y en los medios de comunicación, como sicarios persiguiendo el hueso que les lanza su amo, los periodistas, cada cual cobijado bajo la sombra del árbol de quien les da comer, se dan leña y se miden el hígado a garrotazos con ferocidad tal como si les fuese la misma vida en ello. Como en aquel mural de Goya, símbolo crudo del carácter español. Lo