1:58 pm - lunes enero 21, 2019

Archive: Poesía Subscribe to Poesía

Entre Camba y Jardiel

Written by | 30/06/2014 | Comentarios desactivados en Entre Camba y Jardiel
                                        Entre Camba y Jardiel ¿con quién me quedo?                                       Me quedo con los dos. ¡Vaya noticia!                                       ¿No demuestran al bies igual

Antonio, viejo amigo

Written by | 16/02/2014 | Comentarios desactivados en Antonio, viejo amigo
Para Antonio Prieto                                       Antonio, viejo amigo,                                       compañero, maestro,                                       ¿ya leíste hoy                                       tu

Nocturno de Río

Written by | 05/10/2013 | Comentarios desactivados en Nocturno de Río
                                      El escorzo fugaz de lo entrevisto                                       enuncia los paisajes y las cosas                                       que escapan a la prisa inevitable                                       que

Acción de gracias

Written by | 04/09/2013 | 1
                                      Gracias, Señor,                                       por el verano.                                       Gracias, Señor,                                       por

En este día

Written by | 11/06/2013 | Comentarios desactivados en En este día
                                    Hoy no he sido buena madre,                                     ni buena hija,                                     ni buena amante,                                     ni

El reencuentro

Written by | 09/06/2013 | 1
A mi amigo Santi Vivanco                                     Esta tarde en Briones                                     se produjo el reencuentro,                                     tú te llamabas Santi,                                     de

Blues del fregadero

Written by | 27/05/2013 | Comentarios desactivados en Blues del fregadero
Hay un blues en el fregadero: «Clac, clac». Las agujas del reloj esta vez pichaban «Noes-tá, noes-tá» y al silencio le subieron el volumen. Ahora pareces un huerto repleto y sabes a la corona de otro. A león jubilado recuerda mi mirada. «Clac, clac». ¡Fregadero! ¡Calla! Calendarios de poesías ajusticiadas, «Noes-tá, noes-tá», mis mejillas inundadas. Semáforo en rojo para toda la existencia. ¡Corazón! ¡Corazón! ¿No dices nada? Pum-pum-pum-pum buf… Calla, que suenas a puerta vieja recién llamada. Un blues en el fregadero: «Clac, clac». Goteaba. Un blues en el fregadero. Sólo eso sonaba. Fernando C. Caramés, 26 de abril de 2013 @FernanCamacho www.seguimospensando.wordpress.com Artículos relacionadosLigereza'Cartas de amor', de Luis Alberto de Cuenca (Poema

Oda al Betis

Written by | 20/05/2013 | Comentarios desactivados en Oda al Betis
Te estaré viendo sin fanatismos, ni idolatrías pos-humanas, cuando tu casa esté siempre en fuera de juego y lluevan tarjetas rojas. Filosofaré cuando te anulen un gol sin motivo. Diré que no fue lícito porque el árbitro quiso, pero que fue injusto. Te estaré viendo en la incertidumbre del portero ante el penalty en contra. Y cuando falles, fallaré, como cuando rematas, re-muero, si le das al palo. Ahí, siempre ahí, en la butaca más barata de todo el Villamarín. Cuando esté lejos de casa, te veré a través de la radio aunque se destiña mi camiseta. Porque tienes himno y lo canto, y tienes bandera y la beso, y aun así eres bastante más sano que cualquier nacionalismo. Y sobre todo porque me das noventa minutos de vacaciones de no pensar, al menos, una vez por semana. Y

Hojas blancas

Written by | 15/05/2013 | Comentarios desactivados en Hojas blancas
Para Choni, en su cumpleaños                                 Hojas blancas,                                 futuras, llenas                                 de deseos, de proyectos                                 secretos,                                 de

Testigo del tiempo

Written by | 13/05/2013 | Comentarios desactivados en Testigo del tiempo
No me preguntes cómo he llegado hasta aquí. Cómo he podido escribir, cómo he podido esperar la manera de convivir con el tiempo, la calma… de estar un poco en cada sitio, y observar a la gente. Me viste en aquel banco cuarteado de años, observaste, al igual que yo, el devenir, el desvivir y el oleaje de la gente turbia, el ralentí abnegado de este barrio disoluto. Te preguntaste el porqué de un hombre solo ajeno a lluvias, despreciando al viento, sereno, que tiene los minutos que otros añoran, que guarda la calma en miradas furtivas; y apunta… Cambiaste la perspectiva; aguardaste por si una mera coincidencia quebrara la magia y todo hubiera sido pura inercia, burda realidad, plana superficie de vida. Pero no se rompieron los velos. No se evaporó tu atención en un suspiro. Yo