9:02 pm - martes marzo 19, 2019

Archive: Viajes Subscribe to Viajes

Retales a vuelamar: Lluvia y café

Written by | 27/10/2006 | Comentarios desactivados en Retales a vuelamar: Lluvia y café
El cielo amenazaba lluvia, y cumplió. Me desperté en aquella cama que no era la mía, en aquella habitación tan vacía de mí, bajo aquel techo desconocido, con el repiqueteo de las gotas de lluvia sobre el alféizar de la ventana. Vaya día de playa, pensé. Ese día, como casi todos los días que llevo en Málaga, tenía la intención de pasar toda la mañana en la playa, escribiendo, leyendo, o simplemente estando allí, que es de lo que se trata. Desde hace algún tiempo me llegan ecos de algo que ya me parece irreprimible, una llamada que se abre paso como un caudal entre los silencios y que me atrae, una sensación que es tan difícil de eludir como imposible de explicar. Por eso, cuando Galisteo me propuso quedarme unos días en su piso de Málaga si me sacaba la carrera, no lo

Retales a vuelamar: Prólogo al mar

Written by | 23/10/2006 | Comentarios desactivados en Retales a vuelamar: Prólogo al mar
Málaga. Playa de la Malagueta. El mar ha encerrado siempre en sí un secreto, un misterio en su infinitud: esa extraña cualidad de hacernos soñar. Sentado en la arena, con los pies mojados por el vaivén tímido de las olas de la orilla, uno no puede por menos de evocar las historias de aventuras que leía cuando niño en las largas horas de siesta estival, cuando nadie le veía. Entonces, aquel niño abría el libro otra vez por la página marcada el día anterior y volvía a embarcarse como cada tarde en el Covenant de Stevenson para volver a naufragar agarrado a una tabla salvavidas en alguna isla misteriosa como las de Verne. Uno sigue siendo el niño aquel, aunque ahora tenga veinticuatro años, y donde otros verían, al igual que yo los veo delante de mí, tres simples maderos desperdigados

Soltando amarras

Written by | 21/10/2006 | Comentarios desactivados en Soltando amarras
Ocurrió. Y ya se pasó, era inevitable. Ya soy ingeniero, Ingeniero de Telecomunicaciones. Es un nombre bonito, de eso no hay duda, y seguro que lucirá mucho en las tarjetas de visita que tenga que hacerme cuando me ponga a trabajar. Este jueves pasado hice la lectura del proyecto de fin de carrera frente a un tribunal. El proyecto lo titulé «El georradar como herramienta arqueológica práctica», que es una memoria sobre mis trabajos en el área de ingeniería de la excavación arqueológica en la que colaboré el curso pasado, sobre todo, como indica el título del proyecto, fundamentados en la aplicación del georradar en la prospección arqueológica. Sería algo así como un detector de tesoros enterrados, hablando para profanos en la materia, que localiza el cofre en el lugar y a