11:45 am - martes octubre 15, 2019

Cicerón y la crisis de la República

Written by | 13/12/2012 | 3

catilinarias ciceron

Traducción propia de la última parte de la peroración del libro IV (y último) de las Catilinarias, donde Cicerón, dirigiéndose contra Catilina, pide a todos la defensa de la ciudad y cumplir con los acuerdos.

Texto original:
Quapropter de summa salute vestra populique Romani, de vestris coniugibus ac liberis, de aris ac focis, de fanis atque templis de totius urbis tectis ac sedibus, de imperio ac libertate, de salute Italiae, de universa re publica decernite diligenter, ut instituistis, ac fortiter. Habetis eum consulem, qui et parere vestris decretis non dubitet et ea, quae statueritis, quoad vivet, defendere et per se ipsum praestare possit.

Texto traducido:
«Por lo cual discernid escrupulosamente, como ya hicisteis, y valerosamente sobre la más alta salud vuestra y la del pueblo romano, sobre vuestras esposas e hijos, sobre los altares y hogares, sobre los lugares sagrados y templos y sobre los edificios y sedes de toda Roma, sobre la suprema autoridad y libertad, sobre la seguridad de Italia y sobre el conjunto de la República. Tenéis un cónsul que no sólo no dudará en poner de acuerdo vuestras decisiones, sino que además defenderá lo que dispongáis, mientras viva, y podrá por sí mismo cumplirlo.»

Marco Tulio Cicerón fue uno de los grandes oradores de Roma. Estudió retórica, derecho y filosofía en la «Vrbs» (Roma), y comenzó ejerciendo como abogado destacando en este sentido las defensas de Sexto y Quintio Roscio Amerino, lo que le hizo enfrentarse al jurista y orador más reconocido en esa época, Hortensio, obteniendo la victoria. También se dedicó a la escritura de tratados de oratoria y retórica, y a transcribir sus discursos.

En cuanto a la forma de su escritura, adopta una posición ecléctica entre las dos grandes escuelas o tendencias: la asiánica, que destacaba por infundir pena y dolor en los destinatarios así como por exagerar lo dicho; y, la aticista, más directa, más precisa y más límpida y sencilla en su discurso.

catilinarias ciceronEste fragmento es de uno de sus discursos más conocidos, llamado originalmente como In Catilinam. Las Catilinarias son un total de cuatro discursos pronunciados por Cicerón en el Senado de Roma en el año 63 a.C., el año en el que fue cónsul.

Para entenderlo es necesario acudir a su contexto.

La década de los 60 a.C. se encuentra situado dentro de los años denominados como los de la «Crisis de la República», es decir, en esta época se produce la ruptura del equilibrio republicano que tanto asombró al historiador Polibio, el cual fue incapaz de incorporar el régimen de la república romana en las categorías de poder aristotélicas, debido a que este equilibrio se sustentaba en: a) el senado; b) las magistraturas; y c) las asambleas populares.

Las causas de esta crisis se producen fundamentalmente cuando Roma deja de ser un estado-ciudad y se convierte en potencia del Mediterráneo, es decir, en potencia de Occidente o potencia del mundo (conocido). Debido a esto surgen grandes reformas en los años 133 a 120 a.C., se concede la ciudadanía romana a los itálicos por las guerras acaecidas en los años 90 a.C. y, por último, se suceden las peores guerras que según la historiografía pueden suceder a un pueblo: guerras civiles entre los aristócratas (optimates), que buscaban la limitación del poder de los populares, y los populares, el pueblo. Todo ello hizo que se instaurara la dictadura de Sila, años 82 a 79 a.C.

En este panorama de incertidumbre sobre el futuro, de crisis social y política (recordemos que este discurso es del año 63 a.C.), un popular, Lucio Catilina, prepara y confabula un golpe de estado contra la ya muy agrietada Roma para obtener el poder del mismo modo autoritario que lo obtuvo Sila.

Los cuatro discursos pronunciados por Cicerón sirvieron para para sacar a la luz y hacer fracasar su intento de golpe de estado. Gracias a ello, Cicerón lo descubrió al pueblo y fue nombrado pater patriae.

No podemos olvidar que con ello no se puso fin a la mala situación de Roma, pues años más tarde, y debido al cada vez mayor otorgamiento de poderes a los generales y mandos militares de reconocido prestigio romano como César o Pompeyo, en el año 60 a.C. César irrumpió en Roma con la esperanza de ser nombrado cónsul anual.

Sin embargo fue rechazado por el Senado. Ahora bien, dado que reunía un gran poder militar, buscó apoyo en Pompeyo, otro gran caudillo militar romano, y en Craso, la persona más rica y más influyente en la economía de Roma. Ante este gran despliegue económico y militar, el Senado poco tuvo que hacer y admitió el I Triunvirato formado por Julio César, Pompeyo y Craso, un triunvirato que acabó con la república romana y dio paso a otro triunvirato, y un Imperio… pero eso es otra historia.

Nicias Duáinz (@NiciasDuainz)


Artículos relacionados

  • En estas últimas semanas he leído algunos libros de los que gustaría hacer una breve mención y algún comentario. Empezaré por el más alejado en el tiempo de cuantos enumeraré aquí: Libro de réquiems, de Mauricio Wiesenthal (Editorial Edhasa). Podría calificar este libro como prodigioso sin temor a que se me empiecen a rasgar la…
    Tags: de, el, la, en, los, literatura, libros
  • No es frecuente descubrir escritores como Andrés Trapiello, que proporcionen momentos de lectura tan placenteros y sosegados. Novelista, ensayista y poeta, quizá la cima de su literatura la alcanza con sus diarios, publicados por Pre-Textos bajo el título genérico de Salón de pasos perdidos, de los que Troppo vero es su decimosexta entrega. En ellos,…
    Tags: de, en, la, el, los, literatura, libros
  • Sorprende encontrar un libro como el de Laila Escartín. La portada, en la que se adivina una mujer desnuda tumbada sobre sábanas blancas, ya anticipa la confesión. Sin embargo, la mujer oculta su rostro entre el pelo y los brazos extendidos. Las sábanas envuelven el espacio en la fotografía como una mortaja, como si la…
    Tags: de, la, el, en, literatura, libros
Filed in: Historia, Literatura

3 Responses to “Cicerón y la crisis de la República”

  1. @FernanCamacho
    15/12/2012 at 03:49 #

    Interesantísimo artículo, esperamos «la otra historia» y sus consecuentes traducciones de discursos.

    Felicidades.

  2. Manu
    22/12/2012 at 17:30 #

    Muy buen análisis, y muy interesante lo que dices sobre la traducción. Me apasiona la literatura clásica. ¿Para cuándo más entregas de autores romanos? Un abrazo.

  3. Paco
    30/12/2012 at 14:40 #

    Yo también espero pronto más entregas sobre obras clásicas. Un abrazo!

    Paco