1:18 am - sábado diciembre 14, 2019

‘Coronado’, de Ignacio del Valle: aventuras en mitad de las disputas entre franciscanos y dominicos

Written by | 28/11/2019 | Comentarios desactivados en ‘Coronado’, de Ignacio del Valle: aventuras en mitad de las disputas entre franciscanos y dominicos

 
Hace unas semanas un buen amigo y excelente escritor de novelas históricas me recomendó este libro. Me apresuré a comprarlo, no solo por mi confianza en el buen criterio de quien me lo había recomendado, sino porque la historia de las siete ciudades de oro de Cibola siempre me había interesado (al igual que todas las epopeyas relacionadas con los españoles en el Nuevo Mundo; no en vano mi familia, aunque asturiana, estuvo durante dos generaciones en América y yo mismo nací en Caracas, aunque ya mi primer cumpleaños lo celebré en Madrid).

Lo primero, señalar que no estamos ante una clásica novela de aventuras, aunque bien hubiera podido serlo, porque la expedición de Francisco Vázquez de Coronado no deja de ser una aventura con todos los ingredientes necesarios para poder considerarla así, y algunos en grado sumo; pero Ignacio del Valle no se queda en ese aspecto, incluso podría decir que casi es el que menos le importa, porque, quizá, cuando mejor conocemos al supuesto protagonista de esta historia (al menos porque es el que le da título) es en la entrevista que sostiene, ya en el último capítulo, con el relator de la historia, el franciscano fray Tomás de Urquiza.

Tampoco es este último personaje, al que el autor utiliza para conducirnos, a veces linealmente y otras muchas con elipsis temporales o geográficas, por los territorios descubiertos y colonizados por los españoles al norte de México (lo que ahora serían los estados americanos de Arizona, Nuevo México, Texas… y aún más, porque hay referencias a la propia Tenochtitlán), al que se le pudiera considerar el protagonista de la novela; pues, aunque participa activamente en muchas de las acciones que se relatan, son más las que nos da a conocer por medio de sus recuerdos, de sus vivencias y de sus reflexiones. Por eso creo que no me equivoco si opino que el auténtico protagonista de la novela de Ignacio del Valle son las personas (y también los lugares) de la América que comenzaba a ser hispana: sus complejas relaciones, tanto entre españoles y naturales del lugar, como entre los conquistadores entre sí (¡Ay! La ambición y codicia presente en cada momento) y también entre las diferentes tribus y naciones nativas, unas con otras, puesto que no se pueden considerar como un todo uniforme como podría hacer alguien que no conociese demasiado el tema.

Para describirnos con exactitud esta sociedad, para transportarnos a esa época, el autor hace gala de unos conocimientos exhaustivos (demostrativos de un excelente y preciso trabajo previo de preparación) que le permite, por medio de los relatos y reflexiones de fray Tomás de Urquiza, aportarnos tal cantidad de datos que, a veces, el lector se ve obligado a hacer una pausa para poder asimilar bien todo lo que se le está contando.

Porque, si del entorno geográfico se trata, nos vemos transportados, sucesivamente, y no solo siguiendo el recorrido de la expedición, sino que a veces los recuerdos de fray Tomás nos hacen viajar en otras direcciones, desde la Ciudad de México, donde comienza y termina la novela (y el viaje), a Compostela, capital del reino de Nueva Galicia, al norte de la Nueva España, y a las ciudades o territorios que jalonan su búsqueda incesante de tesoros, siempre fallida: Chianetta, Corazones, Chichiltikale, Cíbola, Matsayka, Hawikku, Quivira….

En cuanto a los personajes, no solo se nos habla de los que intervienen en la expedición: El Virrey Antonio de Mendoza, el general Francisco Vázquez de Coronado, fray Marcos de Niza, Hernando de Alvarado, Melchor Díaz, López de Cárdenas, … y muchos otros menos conocidos y que, en mi falta de conocimientos sobre el tema, supongo pertenecientes a la imaginación del autor (aunque cualquiera sabe), sino que, en muchas de las elipsis espaciales y temporales que cité antes, se nos habla de Hernán Cortés (lógico, si se piensa que la expedición partió en 1540, y en ese año Cortés aún estaba en México) y Nuño de Guzmán, antecesor en la gobernación de Nueva Galicia de Coronado y enemigo acérrimo de Cortés; pero también de los hermanos Francisco y Gonzalo Pizarro y su conquista del Peru, de Diego de Almagro, de Ponce de león, de Hernando de Soto, de Francisco de Orellana, de Lope de Aguirre y de tantos otros que su enumeración nos ocuparía demasiado tiempo y espacio.

Y no solo en esto se queda Ignacio del Valle, pues, utilizando al relator de la novela, Fray Tomás de Urquiza, nos narra las disputas entre franciscanos y dominicos (cita expresamente al dominico Francisco de Vitoria e, incluso, se remonta al debate que sostuvieron en el concilio de Letrán san Francisco y santo Domingo de Guzmán, fundadores de ambas órdenes), y no solo en la evangelización del Nuevo Mundo, sino que aprovecha para introducirnos en las interioridades de la Inquisición.

Y, amparándose en la erudición de Fray Tomás (o quizá de la propia), hace incursiones por las complejidades de la literatura y la filosofía (ambas materias estaban, en tiempos, muy unidas), recurriendo a san Agustín, santo Tomás de Aquino, Averroes, Maimónides, Ibn Gabirol, Erasmo, Maquiavelo (sin citarlo expresamente); por las ciencias, hablando de Copérnico, Leonardo…

Hay un personaje, éste sí imaginario, que no puedo dejar de citar: se trata de Danielillo, el discípulo de fray Tomás, al que este dirige muchas de sus reflexiones, como si estuviera escribiéndole una carta o teniéndole a sus pies escuchando atentamente sus enseñanzas. Y pienso que todos y cada uno de los lectores somos un poco Danielillo escuchando lo que nos cuenta Ignacio del Valle.

 

Pablo Vega
Escritor de novelas históricas

 

Artículos relacionados

  •   Se encontraba tan cansado que, ni siquiera los ruidos provenientes del exterior consiguieron evitar que, en cuanto su rostro se apoyó en la almohada, sus ojos se cerrasen y perdiese la noción del tiempo y el espacio.   No obstante, en contra de lo que pudiera parecer, no estaba dormido, pues sintió cómo su…
    Tags: de, que, y, vega, pablo, cartel
  •   Aprovechando que Pablo Vega, compañero escritor de novelas históricas, acaba de publicar su novela La Cruz de la Victoria (Sial / Narrativa), pensé que era un buen momento para hacerle unas preguntas sobre la novela histórica, un género que nos apasiona tanto a él como a mí, al igual que a muchísimos lectores seguramente…
    Tags: de, que, y, vega, pablo, cartel
  • Al llegar ante su casa, el niño se volvió bruscamente hacia los compañeros que le acompañaban (o, más bien, le seguían). —¿Qué habéis dicho? —les preguntó, frunciendo el ceño. Su mirada era más fría y dura de lo que se podría esperar de sus pocos años. Los otros dudaron. No era bueno provocar su irritación.…
    Tags: que, de, y, vega, pablo, cartel
Filed in: Literatura

Comments are closed.