10:08 pm - Tuesday September 26, 2017

Crítica: ‘La lengua en pedazos’, de Juan Mayorga: la rebeldía mística de Santa Teresa

Written by | 25 June 2013 | Comments Off

La lengua en pedazos de Juan Mayorga rebeldía mística de Santa Teresa

De la tinta a las tablas, pero siempre en territorio conocido: La lengua en pedazos es el primer trabajo como director de Juan Mayorga, cuyo prestigio como dramaturgo ya venía bien avalado por vítores y premios nacionales y foráneos. Y lo hace en el Teatro Fernán Gómez con un pura sangre entre las manos: la vida de Santa Teresa de Jesús. Para ello, el autor inventa un diálogo que nunca existió, entre Teresa y un inquisidor que la acusa de rebeldía y heterodoxia, en clara deuda (y el listón rampante) hacia el gran inquisidor que Dostoievski legó a la historia en Los hermanos Karamazov.


La puesta en escena es parca y deliberadamente no historicista. Se nota que Mayorga quiere acercarnos lo más posible a Teresa. La palabra queda a servicio de la acción, y así, lo que podría ser buena literatura, se consolida como un excelente ejercicio teatral gracias al aplomo de los dos únicos actores en escena. Viendo el papel que Clara Sanchis hace de Santa Teresa, se hace tentador recurrir, con chispa pedestre, al tópico hortera de «actriz en estado de gracia». Pero nos contendremos. Lejos de todo lugar común, su interpretación muestra un sorprendente abanico de registros, adaptados a los vaivenes del personaje: ya sea la Teresa mística y carnal, la Teresa intelectual o a la monja sencilla que busca a Dios entre pucheros, entre llanezas que consiguen arrancar risas del público. Y frente a ella, Pedro Miguel Martínez, enorme también en el papel de inquisidor, con nervio prieto y dicción clara.

El inquisidor acusa a Teresa de iluminista (herejía española por excelencia, que luego sería heredada por su discípulo San Juan de la Cruz). Al fin y al cabo, veinte siglos de Iglesia Católica no se mantienen en pie sin mano férrea y el vestigio disuasorio de hogueras. Y los tiempos de Santa Teresa fueron convulsos: el trauma aún reciente del cisma luterano y la reafirmación dogmática de Trento habían exaltado la natural hipocondría de los guardianes de la ortodoxia.

Pero en este caso la acusada es una mujer, y por tanto, débil entre débiles. Sutil e inteligente como es, Mayorga no carga las tintas en este tema. Pero el espectador comprende que la acusación del inquisidor cobra matices de carga mítica, remontados al mordisco de Adán: Teresa es acusada de infidelidad contra la Iglesia, de vanidad por querer fundar una orden propia e, incluso, por haber vivido una juventud licenciosa antes de jurar los votos. Y cómo no comprender al inquisidor si, al fin y al cabo, el éxtasis místico comparte cauces expresivos con la lujuria más carnal.
Mayorga logra un texto imponente, como no podía ser de otro modo, teniendo en cuenta que ha guardado fidelidad literaria al Libro de la vida de Teresa de Jesús y sus cartas. Pero el mérito es reseñable: su medida adaptación del lenguaje de la época da un resultado sobrio y poético. Exige atención por parte del espectador, pero sin llegar a saturar.

La lengua en pedazos de Juan Mayorga rebeldía mística de Santa Teresa

No en vano, la lengua es el elemento fundamental de la obra, como ya avanza el título. Mayorga conoce bien la lógica del lenguaje, sus juegos y contradicciones, como buen doctor en filosofía y licenciado en matemáticas. En obras como El crítico (cuya crítica pueden leer en A vuelapluma), Himmelweg y El chico de la última fila, el autor ensamblaba sus guiones con ingeniería autorreferencial y frecuentes recursos metateatrales. Estas historias son un juego de cajas chinas, donde las diferentes versiones obligan al espectador a sacar su propia conclusión.

Por el contrario, en La lengua en pedazos la estructura es límpida y plana. Pero la paradoja, es decir, la contradicción lógica, está todo el rato presente a través de los escritos místicos de Teresa, como aquel «muero porque no muero». El inquisidor se lo echa en cara como un defecto: dentro de la enajenación extática no hay disciplina posible ni claridad de pensamiento, lo cual recuerda a Ortega y Gasset en su Defensa del teólogo frente al místico. El inquisidor es la voz de la razón, y como tal, nos representa a todos. No perdamos de vista que hoy en día Santa Teresa sería remitida sin remilgos al psiquiátrico más cercano. No en balde, las visiones y la percepción fragmentada de uno mismo son síntomas reconocidos de esquizofrenia.

La lengua en pedazos de Juan Mayorga rebeldía mística de Santa Teresa

Pero es que, como sabía Wittgenstein, el místico muestra, no demuestra. La fe sólo admite el silencio. En su afán por describir la iluminación extática, Teresa creó un nuevo idioma, angustiosamente retorcido. La metáfora dejó de bastarle: su lengua se tensó hasta el límite y, finalmente, se rompió en añicos ante la incapacidad de expresar lo inexpresable.

Por eso mismo, Teresa es una rebelde, un espíritu subversivo. Ejerce la extraordinaria libertad de decir no a aquello en lo que no cree, y con ese gesto, su conciencia trasciende hacia el más desprendido humanismo, músculo de una acción tan revolucionaria como fue la creación de las Carmelitas Descalzas. Pero el combate es de altura. Sin melindres y medias tintas, en escena vemos a dos portentos morales. Teresa y el Inquisidor son claros ejemplos de compromiso, cada cual en su extremo, como caras de una misma moneda.

En definitiva, teatro y del bueno. Y es digno de alabanza que en estos tiempos de epidermis, Mayorga tenga la osadía de apuntar hacia el quicio del alma, donde los resortes más sangran. Ciertamente, la vida de una monja no suena a comidilla de de trending topic, pero más pueril resultará aclarar que la La lengua en pedazos no pretende ser un ejercicio de fe, sino un canto a la dignidad humana, y a las perplejidades que aguardan en el umbral de la palabra, donde mística y estética, finalmente, se toman de la mano.

Artículos relacionados

  • Laten la luna nueva, la primera plana, el brillo de la ciudad infinita y chata, Madrid, sobre las canas de madrugada y prosa de Raúl del Pozo. Aun veterano, en él hierven la actualidad y la calle, y ambas se trenzan, se superponen: canta, como los antiguos, al vino o al amor de primavera; y…
    Tags: de, la, en, el, secondary, featured, slider, libros, literatura, jesús
  • Para Choni, en su cumpleaños                                 Hojas blancas,                                 futuras, llenas                                 de deseos, de proyectos                                 secretos,                                 de voces tipográficas,                                 historias, ideas,                                 imágenes lejanas,                                 amores cercanos.                                 Hojas blancas,                                 del porvenir páginas,                                 viento de hoy                                 esperanza del mañana. Eduardo Martínez Rico Madrid, abril de 2013
    Tags: de, martínez, en, featured, slider, secondary, libros, literatura
  • Estamos en el bar del Monasterio de Guadalupe y todo fluye con tranquilidad tenue. Eduardo y yo nos hemos pedido un café y su hermano va y viene de un lado a otro para no molestar. Eduardo es alto, tranquilo y concienzudo. Tiene la determinación de su maestro Umbral para reescribir los subterráneos de la…
    Tags: de, la, en, el, pedro, literatura, secondary, featured, slider, libros
Filed in: Literatura

Comments are closed.