9:38 am - Monday May 29, 2017

Crítica: ‘Sin ley’ (Lawless): Ambiguo drama de personajes a medio camino entre el western y el cine negro

Written by | 16 May 2013 | Comments Off

lawless sin ley jessica chastain guy pearce shia labeouf

En unos años en los que Hollywood ha descubierto el potencial económico del cine independiente americano, impulsándolo y explotándolo como nunca (lo que hace que nos preguntemos hasta qué punto ese cine sigue siendo «independiente»), prosperan en la taquilla producciones de más humilde financiación, que aprovechan el potencial interpretativo de un reparto de primera fila para llevar a la pantalla un guión indie con un presupuesto moderado. Y en ésas estamos: pronto llegará a la taquilla española Lawless, la nueva película de John Hillcoat (La carretera, La propuesta), director de cine australiano que dio el salto a los EE.UU. adaptando al cine (con bastante buen tino) la famosa novela The road, del escritor de moda Cormac McCarthy (del que recomiendo su Meridiano de sangre, sobre todo porque aún no la han trasladado a la pantalla grande).

lawless sin ley jessica chastain guy pearce shia labeouf

Lawless cuenta la historia, supuestamente basada en hechos reales, de los hermanos Bondurant, quienes en plena época de la ley seca decidieron hacer negocio traficando con whisky casero sin rendir cuentas ante nadie, ni siquiera ante el nuevo agente de la fiscalía, que quiere una parte del pastel. La historia es narrada por el hermano menor, Jack, a quien interpreta Shia Labeouf, uno de los actores más sobrevalorados por la industria americana, que se empeña en hacerle protagonista cada año de nuevos blockbusters, y que ahora parece querer pasarse a producciones más serias (lo veremos pronto en Nymphomaniac, lo nuevo del danés Lars Von Trier). Sin embargo, la verdadera función de este personaje, soso y sin ningún interés, es el de ser vehículo para el espectador del comportamiento de sus dos hermanos, interpretados por Tom Hardy y Jason Clarke, dos de los actores más prometedores de la actualidad, habiendo saltado a la fama internacional en 2012 con sus papeles en El caballero oscuro: la leyenda renace y en La hora más oscura, respectivamente. Como villano tenemos al camaleónico Guy Pearce (ahora en nuestras pantallas también como antagonista en Iron Man 3, al que ya dedicamos una reseña crítica), quien interpreta, con poca fortuna, al agente de la fiscalía Charlie Rakes, un psicótico personaje que se obsesiona con intervenir los negocios de los hermanos Bondurant. Entre los personajes secundarios destacamos a Jessica Chastain (gran actriz en pleno ascenso a la cima), la nueva niña prodigio Mia Wasikowska y el vejete Gary Oldman, a quien últimamente parece irle al dedillo el papel de hombre de acción viejo y cansado.

lawless sin ley jessica chastain guy pearce shia labeouf

En un reparto lleno de estrellas encendiéndose (y con algún que otro veterano), ninguno de los actores destaca sobre el resto, ninguno nos ofrece una interpretación que podamos decir «éste va a dar que hablar, lo hace muy bien». En todo caso, quizás, las escenas protagonizadas por Tom Hardy (algunas muy inspiradas, en especial ésa en la que se libra de unos indeseables en su taberna) nos ofrecen un respiro entre otras interpretaciones gastadas y convencionales (principalmente Labeouf), y nos llaman la atención también sobre el joven Dane DeHaan, quien está pidiendo a gritos que le den un personaje con el que lucirse (asombró en Chronicle). Entre lo raro, quitando a Labeouf, habría que destacar tristemente a Guy Pearce (los días de Memento quedaron muy atrás), quien sobreactúa hasta el delirio un personaje de entrada mal escrito.

lawless sin ley jessica chastain guy pearce shia labeouf

En general, la película es interesante, con partes bastante entretenidas, pero apenas aporta nada que no hayamos visto antes en otros muchos films, y en muchos momentos queremos que la acción vaya más deprisa y que algunos personajes que no aportan nada desaparezcan. ¿Dónde podría estar el fallo? En el guión, sin duda alguna, escrito por el compositor y rockero Nick Cave (quien ya pretendió vender a Hollywood un guión rocambolesco de Gladiator 2 que incluía a Máximo renacido, dioses romanos y monstruos), porque la película está dirigida con pulso casi de manual de cine, pero falla en el contenido porque no está bien escrita. Nos interesa lo que ocurre con algunos personajes secundarios, y en especial algunas escenas dirigidas con mucho pulso saben mantener un clima de tensión cercano al western, pero los personajes no tienen mucho interés y no consiguen identificar al espectador. El rollo de sueño americano está muy trillado. Nos cuenta de nuevo la historia de unos héroes que son grandiosos porque van por su cuenta y luchan contra las autoridades del Estado, que pretenden intervenir en sus negocios. El guión lo dice así explícitamente, ni siquiera se molesta en dejar entrever su mensaje detrás de la trama, hacerlo más sutil; al contrario, te lo muestra tal cual y desde el momento en que te dicen «somos los Bondurant, somos tíos duros y estas burradas que ves las hicimos de verdad», te preguntas, ¿hasta qué punto habrá ocurrido realmente lo que me están contando?

lawless sin ley jessica chastain guy pearce shia labeouf

Lo mejor: Comprobar que para Tom Hardy hay vida después de Bane. La película está dirigida con pulso de manual y eso se nota en algunas escenas, que saben captar la atención del espectador creando una tensión propia del western.

Lo peor: Desarrollo argumental aburrido y repetitivo, con personajes generalmente mal escritos porque no conseguimos entender del todo qué es lo que les mueve. Diseñada más como un videoclip muy largo que como una película.

Veredicto: Entretenida, pero monótona. Nos cuenta historias que hemos visto cientos de veces, y lo hace de manera ambigua, explícitamente pero sin mojarse demasiado, y al final lo único que tenemos claro es el nivel de violencia y que los Bondurant son muy duros, pero tampoco tanto. Ambicioso intento que se deja ver, pero que se olvida rápido.


Filed in: CINE

Comments are closed.