9:59 pm - miércoles noviembre 21, 2018

Eduardo Martínez Rico y Fernando Ángel Moreno: dos autores “galácticos” conversan sobre Star Wars

Written by | 18/02/2018 | Comentarios desactivados en Eduardo Martínez Rico y Fernando Ángel Moreno: dos autores “galácticos” conversan sobre Star Wars

Después del estreno del Episodio VIII: Los últimos Jedi, y tras felicitar a mi compañero de Facultad Fernando Ángel Moreno por la publicación de su libro La ideología de Star Wars (Escolar y Mayo), le propuse que nos entrevistáramos mutuamente para Avuelapluma.com, sobre nuestros libros y sobre la saga en general. Espero que el lector disfrute de la experiencia.

 

ENTREVISTA DE EDUARDO MARTÍNEZ RICO A FERNANDO ÁNGEL MORENO

Después de la investigación de tu libro, y resumiendo, ¿por qué crees que nos gusta Star Wars?

Nos gusta porque nos plantea situaciones límite en las que debemos superarnos como héroes, pero que implican muy diferentes y complejas ideologías.

Un buen ejemplo en las precuelas se encuentra en el Episodio III, cuando Anakin —un xenófobo genocida, defensor teórico del Estado de Derecho y miembro del Alto Clero— ve cómo un alto cargo religioso declara la muerte —¡por decisión personal y antidemocrática!— del máximo (y corruptísimo) gobernante civil. Anakin debe decidir a quién apoyar. Jodida situación.

En la trilogía clásica, Luke debe decidir entre matar a su padre —hecho que le han ordenado sus guías espirituales y máximos (y únicos) representantes de la religión que admira y a la que jura servir— o arrojar el sable láser a un lado en una personal decisión vinculada con afecto, razón, activismo político y familia.

En las últimas películas, Rose decide salvar a Finn en un acto de preservación de la lucha vitalista-racional frente a la destructora-impulsiva.

¿Por qué te gusta a ti personalmente?

Porque hay rayos láser (bueno, blasters) y naves especiales. Je, je je.  Bueno, también porque cuanto más la veo y cuanto más pienso sobre cada película más símbolos, ideologías, conflictos personales encuentro.

¿Qué crees que puede aportar de especial tu libro (La ideología de Star Wars, Guillermo Escolar Editor, 2017) a los fans de Star Wars?

Les permitirá entender un poquito más qué implica defender tal o cual decisión de los personajes de cada película, hacerse muchas preguntas interesantes, disfrutar elementos e incluso películas enteras que antes no les gustaban, y divertirse un poco entre bromas y reflexiones sobre una saga que lleva fascinándoles desde hace años.

¿Qué ha significado para ti esta inmersión en Star Wars como seguro que ha sido la escritura de tu libro?

A nivel personal ha sido muy catártico. Tras seis años muy metido en política, por un lado, y dedicado al estudio de la cultura popular, por otro, he encontrado un lugar donde todo fluía con mil sentidos e implicaciones que se complementaban entre sí. Ha sido divertidísimo, al mismo tiempo que una gran experiencia personal.

 
¿Qué Episodio te gusta más? ¿Por qué?

Ay. Voy a perder muchos lectores con esto, pero me entusiasman La amenaza fantasma —una película poco comprendida— y Los últimos Jedi. La primera es una trágica película superficialmente infantil en la que Darth Vader habla constantemente desde lo invisible, desde lo no dicho. Es desoladora. Iba a ser el prólogo de una complejísima saga galáctica, pero la cercanía con el estreno de la primera entrega de The Lord of the Rings le quitó novedad en lo espectacular; además, la lejanía respecto a la trilogía clásica desorientó a todo el mundo.

Los últimos Jedi me ha parecido espectacular y trágica: la destrucción definitiva del personaje de Han Solo, pese a que apenas se le mencione en todo su metraje. Es la (necesaria) negación de El Imperio contraataca y de un modo de entender la heroicidad. Tiene mucho que ver, por ejemplo, con las implicaciones simbólicas de Gran Torino, de Clint Eastwood. Ya… Raro… Lo sé.

¿Qué Episodio te gusta menos? ¿Por qué?

Sin duda, el IV. He conseguido volver a verlo con inocencia e ilusión alguna vez, pero no consigo desconectar de todos los problemas que le veo, tanto narrativos como ideológicos. Es injusto porque es el más importante, claro. Es sólo que no consigo volver a disfrutarlo, excepto algunas secuencias muy concretas.

¿Te gusta el camino que está siguiendo la saga con Disney?

Mucho. Es bastante más adulta y menos infantil que la trilogía original. Se arriesga mucho más, es más política, más transgresora, más consciente de sí misma y del contexto histórico en que se encuentra. Recordemos que tenemos —a día de hoy— tres películas que acaban mal, con la mayor parte de sus personajes atrapados en una infelicidad y unos desengaños casi insoportables, con unas atmósferas muy trágicas, muy sórdidas. Sin embargo, mantienen —diría yo— la magia, la épica, el imaginario cósmico… Las estoy disfrutando mucho.

¿Por qué crees que Lucas acertó con Star Wars?

-Porque supo combinar ciertos elementos novedosos —pulp, ideologías muy diversas, ciertos estereotipos— bajo una única estructura: la nostalgia. Sus seis películas giran una y otra vez en torno a la nostalgia. La clásica, hacia una república extinta (en la ficción) y hacia unos años cincuenta y sesenta estadounidenes (en la realidad). Las precuelas, hacia el futuro, aunque por desgracia no se entendiera. Añádele que Lucas es un gran conocedor de la narrativa cinematográfica, heredero de Kurosawa y del cine clásico. Se aprecia incluso en las que no dirigió directamente: la El Imperio contraataca— y la VI El retorno del Jedi—. Su concepto de composición del plano, de montaje, de movimientos de cámara son magníficos y, de nuevo, infravalorados. Tengo la certeza de que serán películas mucho más valoradas por la crítica dentro de unas décadas que ahora.

En tu libro investigas y analizas la saga desde muchas perspectivas. Se ve que el libro, como buen ensayo, tiene mucho de biografía intelectual, o al menos muestra tu personalidad intelectual, por decirlo de alguna manera, tus intereses, aficiones, etc. ¿Qué significa para ti Star Wars?

Es el resultado de cuatro amores que casi nunca habían coincido a la vez en mi vida: conocimiento, enseñanza, diversión friki y política. Tras seis o siete años metido en política —primero en el activismo universitario y luego en un partido— me encontré con que Star Wars podía aglutinar estos cuatro amores. Esto, en cuanto el libro. En cuanto a la saga, un poco lo mismo: ha llegado a resultar para mí una combinación inigualable entre magia y política. Con The Lord of the Rings me ha ocurrido algo muy similar, aunque quizás en menor intensidad.

 
¿En qué orden recomendarías ver las películas a alguien que no las hubiera visto nunca? ¿Por qué?

Muy, muy difícil pregunta. Sin duda, los Episodios VII El despertar de la Fuerza— y VIII Los últimos Jedis— deben ser, en mi opinión, las últimas. Apenas tienen sentido sin las anteriores, aunque puedan disfrutarse como aventurillas por sí mismas. Verlas en orden provoca que el IV cante muchísimo, como he podido comprobar con gente que las veía por primera vez. Pero verlas por orden episódico te quita la gran sorpresa de Darth Vader en el V.

Cotejando pros y contras… Yo la vería en el orden «escogido por Lucas», porque creo que funciona muy bien ideológica y narrativamente: I, II, III, Rogue One, IV, V, VI, VII, VIII y (ya queda menos) IX.

¿Y cuál es tu mejor orden para verlas, personalmente? ¿Por qué?

¿Para mí? Je, je je. I, II, III, Rogue One, los primeros 50 minutos de IV, V, VI, VII, VIII y (ya podemos tocarla con los dedos) IX. Es la historia de un error que se perpetúa a lo largo de décadas y de años luz de distancia, de proporciones cósmicas, que empieza con un niño esclavo en Tatooine y culmina con su nieto mitificador y desmitificador (al mismo tiempo), destruido —supongo— por la revolución popular. Cósmico. No tiene sentido para mí verlas en el orden de rodaje.

Una pregunta tal vez un poco amplia. ¿Qué nos puede enseñar Star Wars, aparte de ser un gran entretenimiento o diversión?

Siempre: idealismo, paciencia, camaradería e insistencia, sin posibilidad de separación entre las cuatro.

 

ENTREVISTA DE FERNANDO ÁNGEL MORENO A EDUARDO MARTÍNEZ RICO

Fuiste muy atrevido al apostar en tu primer libro por Star Wars. ¿Por qué un experto en literatura española contemporánea, en Francisco Umbral, decide convertirse en un experto en Star Wars? ¿Cómo viviste el cambio de perspectiva?

Lo viví como una gran satisfacción. A mí siempre me gustó Star Wars desde muy pequeño, y había visto las películas incontables veces. Era un tema que me llenaba, me divertía y que yo sabía que tenía mucho dentro, mucho contenido, y que me podía dar mucho juego. En 2005, cuando se estrenó el Episodio III, yo escribía en el periódico económico Expansión, sobre temas culturales principalmente. Entonces se me ocurrió hacer un reportaje sobre ese Episodio y sobre la saga en general. Por esa época también tuve la suerte de conocer al escritor y catedrático de cine Agustín Sánchez Vidal, que me apoyó mucho en la realización de mi libro. Creo que cuando las cosas salen bien, pero de verdad, es como si se alinearan los planetas, los planetas personales, digamos, pero también el exterior. En mi experiencia con Star Wars, y no sólo con ella, se alinearon los planetas, gozosamente.

En tu opinión, ¿qué queda del Star Wars que nos ilusionó? ¿Nos gusta el nuevo Star Wars porque es diferente o porque mantiene de algún modo su espíritu?

Queda mucho. Queda el ADN, el núcleo, la genética. Quedan los personajes, el pasado de la saga, todo lo que ha ocurrido en la historia y que nosotros sabemos que ha ocurrido. Creo que Star Wars cada vez es más grande, más importante, y que es, desde el punto de vista de los realizadores, de los creadores, una especie de género que se puede interpretar, recrear. En mi opinión Disney le ha cogido el truco a las películas de Star Wars, y ya sabemos lo que dice la fraseología española: “el que hace un cesto hace ciento”. Pues bien, Disney puede hacer un ciento de películas de Star Wars, y yo creo que va a hacer muchas. Yo las estoy disfrutando.

¿Qué disfrutabas de la trilogía clásica? ¿Qué disfrutas de las precuelas? ¿Qué disfrutas de la etapa Disney?

La trilogía clásica es la novedad, la explosión de un mundo, de una imaginación y un talento desbordados, los de Lucas, de algo que, como has analizado muy bien en tu libro, nos gusta, nos gusta mucho. Porque Lucas acertó plenamente, como es testimonio el largo éxito de la saga, un éxito que deja pequeña la palabra “éxito”. De las precuelas disfruto sobre todo lo que parece que más preocupó a Lucas a la hora de hacerlas, el aspecto técnico, los efectos visuales, aunque creo que la historia está mucho más trabajada de lo que parece, pero que está un tanto eclipsada por lo digital, lo informático y lo visual. Lucas ha declarado que es un narrador como Homero, y que se sirve de la tecnología para contar historias. Creo que en esas precuelas –excepto el Episodio III, que me encanta–, la historia, la mitología, etc. todo lo que brilla y fue novedad en la trilogía clásica –que también fue puntera en la tecnología– queda en un segundo plano respecto a lo digital, como ya he dicho.

En las películas de Disney se advierte un esfuerzo por recuperar todo el mundo de Star Wars y fundamentalmente, en los Episodios VII y VIII, de la trilogía clásica, aunque creo que el VIII se desmarca un tanto de éstos. Disfruto de los personajes antiguos, especialmente de Luke, que me parece sensacional –más sensacional todavía que cuando era joven–, y de los nuevos, sobre todo de Rey, un gran hallazgo de personaje y un gran hallazgo de actriz. Decía Fernando Trueba en su Diccionario de cine que uno iba al cine a enamorarse; yo creo que muchos nos hemos enamorado un poco de las heroínas de Star Wars, de Leia, de Padme, de Rey, espléndidamente elegidas para sus papeles, y actrices-personajes que bordan sus actuaciones.

 
Hace ya unos años que escribiste La Guerra de las Galaxias. El mito renovado (Ed. Alberto Santos). ¿Por qué consideras que sigue siendo actual, con los nuevos tiempos, con las nuevas películas?

Yo terminé mi libro en 2005, cuando se estrenó el Episodio III. Fue entonces que me puse manos a la obra, lo escribí y lo terminé, documentándome mucho y aprovechando muchos años de ver las películas, de vivirlas, de pensarlas. Parecía que Lucas iba a cerrar entonces la saga. Luego, como sabemos, vinieron otras películas cuando Lucas vendió su compañía a Disney. He procurado actualizar mi libro con pequeños ensayos, prólogos, artículos… El libro tiene ya cuatro ediciones y dos de ellas llevan añadidos. Mi intención es mantener vivo el ensayo e irlo actualizando conforme haya nuevas películas.

Te robo dos preguntas: ¿Qué Episodio te gusta más? ¿Por qué?

Siempre que me preguntan esto digo que el Episodio V: El imperio contraataca, que pasa por ser, en general, el mejor episodio de la saga. Pero desde hace algún tiempo me estoy dando cuenta de que el Episodio III me gusta mucho, tal vez tanto o más que el V, y completando este tríptico diré que el Episodio VIII me ha encantado. Estos tres me gustan mucho. Quizá al que le confiero mayor mérito es al III, pues ahí Lucas tuvo que unir y dar coherencia a muchos elementos, principalmente de la historia. A los episodios nuevos, el VII y el VIII también les doy un gran valor, porque están hechos por personas ajenas a Lucas, y debió de ser un gran reto enfrentarse a su realización. En fin, yo soy un gran fan de toda la saga, pero estos tres son los que más me gustan. Necesitaría reposar un poco el VIII y verlo otra vez –sólo lo he visto una vez–. De todos modos, siempre he dicho que mi favorito era el V, pero hoy digo que mi favorito es el III.

¿Qué Episodio te gusta menos? ¿Por qué?

Los que menos me gustan, con diferencia, son el Episodio I y el II, y entre ellos el II es el que menos me gusta. Hablo de memoria, no lo tengo fresco, pero echo de menos en él mayor viveza narrativa, y –hablando también de memoria–, me parece que es el Episodio que cuenta menos, en el que se avanza menos, o eso me parece a mí. La historia de amor de Anakin y Padme no me disgusta, pero reconozco que el actor que da vida a Anakin, Hayden Christensen, no me parece nada bueno, o tal vez no me lo parece en ese estado de su carrera. No le he seguido mucho, pero no me gusta mucho su actuación, aunque a un sobrino mío su personaje, y a esa edad, es el que más le gusta de la saga, lo que confirma mi idea de que Star Wars se ve distinto cuando somos niños a cuando somos mayores. Esto no lo deberíamos olvidar cuando “enjuiciamos” las diferentes películas.

No puedo evitar mirar desde mi propio libro: ¿qué puede enseñarnos Star Wars, según un experto en los mitos como tú, sobre la situación socio-política actual del planeta?

No conozco tan bien la situación actual del planeta, aunque me interesa mucho y leo el periódico todos los días. Creo que nos puede enseñar mucho, porque Lucas creó sobre lo ya dado, sobre la realidad, la Historia, los mitos, un sinfín de materiales. Por supuesto en esto entran conflictos del pasado, por ejemplo la historia de Julio César y Roma, y conflictos del presente: parece ser que el conflicto de la Federación de Comercio y el planeta Naboo se basó en las repúblicas italianas del Renacimiento.

Lucas, según veo en mi libro, creó, o recreó una especie de arquetipo histórico, es decir, un fenómeno que se repite a lo largo de la Historia: cómo un Julio César, un Napoleón, o un Palpatine, se alza con el poder absoluto. Mucho de lo que se nos cuenta a lo largo de la saga puede tener referente en nuestra Historia, en nuestro pasado, en nuestro presente y en nuestro futuro. Pero esto lo analizas tú mucho mejor en tu libro. Sin embargo, sí pienso que esto nos puede enseñar mucho, a los niños y a los adultos, sobre el bien, el mal, la democracia, la dictadura, la tiranía, los imperios, etc. Se me ocurre ahora que Star Wars podría ser una especie de parábola de todo esto, o, con otro lenguaje, la recreación de un arquetipo universal que se repite en la Historia.

 
En tu libro hablas mucho de las relaciones entre la saga y una larga tradición de obsesiones mítico-literarias de Occidente a lo largo de su historia. Si tuvieras que resumir esta vinculación en unas pocas palabras, ¿cómo lo harías? ¿A qué tradición pertenece por encima de cualquier otra?

Creo que la tradición es la de Lucas, una tradición extraordinariamente amplia. Star Wars  responde a la biografía intelectual y vital de un hombre, un norteamericano nacido a mediados de siglo XX en un pueblo, Modesto, de California. Un hombre extraordinariamente inquieto que quiso revivir todo aquello con lo que él había vibrado desde niño como espectador, en la televisión y en el cine –pero sobre todo en la televisión–, y como lector. Lucas es muy creativo, tiene mucha imaginación, pero también es un erudito, en el mejor sentido de la palabra, por sus inquietudes intelectuales, cinematográficas, literarias, etc. La tradición dominante, diría yo, de Star Wars es la de los grandes contadores de historias de todos los tiempos. Para Lucas, al final, lo fundamental es contar una historia. Él dice que es un narrador de historias como lo fue Homero, y se enmarca en esa tradición, y que la tecnología no es más que un medio para contar historias.

Los últimos Jedi ha dividido a los aficionados como ninguna otra película de la saga, con absolutos admiradores y furibundos detractores. ¿A qué crees que se debe?

No lo sé muy bien, la verdad. Sobre este tema pienso que somos muchos, muchísimos, los fans de Star Wars, y eso crea muchas fricciones y disparidad de opiniones. Por otro lado también pienso que los fans adultos –yo tengo 42 años– podemos sufrir una especie de “esquizofrenia” con la saga a lo largo del tiempo, por decirlo de algún modo. ¿Qué significa esto? Que vimos las primeras películas de niños, luego volvimos a verlas, en vídeo y en el cine, y después nos enfrentamos a las precuelas y a los Episodios VII y VIII de Disney. A muy diferentes edades. Tengo comprobado, por mis sobrinos y por mis propios recuerdos, que un niño ve las películas y las series de su infancia desde una óptica y mentalidad muy diferentes a los adultos. Y por supuesto sus gustos cambian. Intuyo que Lucas hizo mayoritariamente la trilogía clásica para los niños de entonces –entre otros los de mi generación–, las precuelas para los niños de aquella época, y con las de Disney ahora pasará algo parecido… Aunque también pienso que estas películas contienen elementos, escenas, personajes… que no son especialmente para niños, si bien esto ya pasaba con los cuentos de hadas. De este modo estas historias nos enseñan cosas más profundas y complejas, dentro de su lenguaje, como lo hacían los mitos y los cuentos de hadas. Pueden ser, y son, duras.

Han declarado Kathleen Kennedy y Rian Johnson que tras el Episodio IX no habrá más películas sobre la familia Skywalker, que las siguientes propuestas serán sobre otras historias en otros rincones de la galaxia. ¿Qué te parece esta decisión? ¿Hay Star Wars sin Skywalkers?

Puede ser una sabia decisión. La saga de nueve películas la concibió Lucas hace muchos años, más de 40, y el fin de la saga puede implicar el desenlace de la historia general de los Skywalker, tan ligada, por cierto, a los movimientos políticos y sociales de la galaxia. Puede haber Star Wars sin Skywalkers en tanto en cuanto hay muchos personajes interesantes en la saga a los que se le puede sacar mucho partido, personajes más o menos principales, o más o menos secundarios, a los que se les puede dar mayor protagonismo. El escenario, el mundo de Star Wars ya existe, ya está dado, y lleno: otros personajes pueden poblarlo y desarrollar nuevas historias, más o menos ligadas a la que ya conocemos.

En mi opinión, el gran mito de la saga es Luke Skywalker y los grandes desmitificados son los Jedi. ¿Qué opinión tienes sobre estos guardianes de la República?

Disculpo en cierto modo a Anakin cuando se pasa al Lado Oscuro. Lo hace por amor, para salvar a Padme, su mujer. Creo que los Jedi no lo entienden en absoluto, no lo comprenden y tampoco saben tratarlo. Yoda, hoy por hoy, no me parece tan sabio, es demasiado elevado, en el sentido de que no sabe comprender a personas como Anakin. Me gustan más los Jedi de la trilogía clásica, Obi-Wan, Luke entrenándose, incluso Yoda muy anciano. Los Jedi en su esplendor, los de la precuela, antes de su caída, no me parecen tan fantásticos. Esto siendo crítico, claro. El que más me gusta, aparte de Luke, con diferencia, es Obi-Wan, con magníficas interpretaciones de Alec Guinness y Ewan McGreggor. Sin duda el personaje ya tenía magia.

¿Quién es Luke Skywalker?

Luke es el héroe puro, la persona en la que todos confiaríamos. Yo por lo menos. Cuando era niño me quería parecer a él, y jugaba con una espada de luz –una linterna con un tubo– a que era él. Mark Hamill no tuvo tanta fortuna como Harrison Ford en su carrera, y el personaje de Han Solo tuvo mucho éxito, y es fantástico, pero Luke es especial, al menos para los niños, al menos para mí. Joseph Campbell, en El héroe de las mil caras, habla del “héroe como santo”, y para mí ése es Luke. Nunca piensa en sí mismo, piensa en sus amigos y en la causa que defiende. Es bueno, muy bueno, “buena gente”, como diríamos a nivel coloquial. Me ha gustado mucho su vuelta en el Episodio VII y sobre todo en el Episodio VIII. Lo que más me gusta del Episodio VIII es Luke, toda su trayectoria en él pero especialmente su enfrentamiento contra Kylo Ren al final, épico y, desde el punto de vista de la saga, místico. Luke vuelve a Star Wars puro Jedi. Esto sí que es El retorno del Jedi, el regreso de Luke, con toda su leyenda y toda su fuerza. La Fuerza.

Fernando Ángel Moreno: La ideología de Star Wars, Madrid, Guillermo Escolar Editor, 2017.

Eduardo Martínez Rico: La guerra de las galaxias. El mito renovado, Madrid, Alberto Santos Editor, 2017 (edición especial 40 aniversario).

 

Artículos relacionados

  • En 1977 el mundo se paró por unos instantes. Había nacido una de las películas, posteriormente saga de películas, más importante e influyente de la historia del cine: La guerra de las galaxias. El fenómeno de Star Wars ha trascendido más allá del cine, inundando la vida de millones de personas a lo largo de…
    Tags: de, que, y, guerra, galaxias, star, wars, campbell, joseph, lucas
  • Os voy a contar un cuento de Navidad. Se titula "Las mejores Navidades". Sucedió no hace demasiado tiempo, por estas fechas navideñas, pero parece como si hubiera llovido muchísimo desde entonces, y más en esta tierra nuestra en la que llueve tanto y nieva tan poco. Pero aquellas Navidades sí que nevó, por lo menos…
    Tags: y, de, que, a, rico, martínez, eduardo, cartel
  • Francisco Umbral, a lo largo de su trayectoria literaria, dio para muchas preguntas. Fue, casi siempre, un entrevistado difícil, y escondido tras su máscara, solía ejercer un gran atractivo. En la entrevista que realizó con Serrano Soler en 1976, se observa a un Umbral insufrible y juvenil. Fue una entrevista desastrosa (para él), en la…
    Tags: que, de, y, a, rico, martínez, eduardo, cartel
Filed in: CINE, Entrevistas

Comments are closed.