7:17 am - viernes abril 19, 2019

Eduardo Martínez Rico: «Carlos, el príncipe niño de mi novela, estaría orgulloso de Felipe VI»

Written by | 17/01/2019 | Comentarios desactivados en Eduardo Martínez Rico: «Carlos, el príncipe niño de mi novela, estaría orgulloso de Felipe VI»

Eduardo Martínez Rico ama su oficio con toda el alma. Se puede discernir ese amor en sus ojos mientras habla de literatura con pasión y con el orgullo de quien sabe que ha dejado parte de su corazón en lo que ha hecho. Autor de gran cantidad de libros: biografías, ensayos y novelas históricas, presenta ahora su último trabajo, El pequeño rey, una fábula moderna que trata entre otros muchos temas, pues es una obra mucho más profunda de lo que parece a simple vista, sobre la infancia, la amistad y el deber. Tuve el placer de conversar con él sobre el libro y esto fue lo que surgió de nuestra charla:

Una entrevista de Esteban Díaz

¿Cómo surge la idea primigenia de El pequeño rey en tu cabeza?

Yo creo que surgió del interés que tenía entonces –calculo que la escribí en 2003- por el tema de la Monarquía. Recuerdo incluso que llegué a escribir un pequeño ensayo titulado “La estética de la monarquía”. A veces tienes una idea, que puede ser una situación, unos personajes en la cabeza, o simplemente un tema, y te das cuenta de que ahí hay un libro, un artículo, un cuento… Es una sensación muy agradable, porque de algún modo es como si ya lo tuvieras escrito. Porque además te apetece escribirlo.

He leído en otra entrevista que uno de los motivos por los que escribiste este libro fue porque querías introducirte en el interior de un palacio. ¿Cómo has conseguido meterte en los entresijos del palacio?

Sí, es cierto, me apetecía conocer un palacio, pero un palacio moderno, de hoy, y como estaba claro que no lo podía hacer, me lo inventé, me lo imaginé. Posiblemente el palacio del niño Carlos está hecho a base de lo que sé de otros palacios que sí conozco, antiguos, o de grandes casas que he conocido en mi vida. Sí, en base de lo conocido pude saltar a lo desconocido, a lo imaginado.

¿Qué crees que opinarían la princesa o el mismo Rey si leyeran El pequeño rey?

Yo creo que les gustaría. En mi opinión el libro da una imagen buena de la monarquía y se la explica a muchos lectores, especialmente a los niños. Creo que hay cosas que es posible que el público no entienda bien de la monarquía y que en mi novela sí que se entienden. El príncipe niño, Carlos, deja muy claro que lo más importante, lo que le han inculcado sus padres, es el servicio a España. El servicio en general, cumplir el deber.

Además, entra dentro de lo posible que el Rey Felipe haya leído el libro porque yo se lo mandé cuando lo escribí, alrededor de 2003, cuando todavía era un original, unos folios encuadernados con un gusanillo.

¿Cómo se mete un escritor en la mente de dos niños de 11 años, para añadir más complicación, uno de ellos heredero al trono de España?

Con las herramientas de la literatura, con el discurso indirecto libre, por ejemplo. Gracias a las herramientas de la narrativa me meto en sus pensamientos y ofrezco al lector sus ideas, sus palabras. Me han dicho que Carlos es como yo cuando era niño, y puede que estos niños respondan más a cómo éramos nosotros cuando éramos pequeños, pero yo también me relaciono con niños y creo que los conozco, en sus palabras y en sus ideas, en sus acciones. Aparte de esto mi idea de los niños es que son mucho más “mayores” o “maduros” de lo que parece, es decir, son personas, completas, hechas y derechas, y eso está reflejado en mi libro. El príncipe Carlos es muy maduro y su amigo Juanjo a su manera también lo es.

Me encanta de tu libro el amor que el rey y el príncipe sienten por la carpintería, ¿tienes alguna afición similar que te sirva de válvula de escape del mundo que te rodea?

Hago deporte con regularidad (correr y tenis sobre todo) porque sé que me sienta muy bien y me ayuda a mantenerme en forma. Recientemente me he puesto a cocinar más en serio y me gusta mucho. Puede que esto se pueda comparar a lo que es la carpintería para los personajes. Hace poco me compré una cámara de fotos preciosa y disfruto mucho con ella, me relaja mucho, también en la línea de lo que puede ser la carpintería para Carlos y su padre, el príncipe y el rey de mi historia.

Carlos es el ideal de gobernante que todos desearíamos ¿Consideras posible que algún día haya un gobernante como él del que todos pudiéramos sentirnos orgullosos?

Yo creo que es difícil pero es posible, y que necesita tiempo, perspectiva para verlo, para apreciarlo. Por ejemplo, Suárez fue muy discutido en su tiempo, pero con los años y sobre todo a su muerte se le ha valorado enormemente, siendo además un personaje muy querido por los españoles.  Carlos es un niño muy inteligente, muy preparado y muy bueno. Todo eso, que no es tan fácil que se dé, imagino, tiene que ir acompañado de circunstancias políticas, sociales, económicas, históricas, etc.

Juanjo tiene la función de ser nuestros ojos dentro del palacio. ¿Cuánto hay de ti en él?

Yo creo que me parezco mucho más a Carlos. De hecho, por ejemplo, hace poco el gran poeta Luis Alberto de Cuenca me decía: “Tú estás detrás de ese niño”. Es posible. También una tía mía, escritora y misionera, Ángeles Martínez, me dijo cuando lo leyó que Carlos era yo cuando era niño. Pero Juanjo tiene muchas cualidades. Carlos tiene complejo de no ser un niño normal, de ser un poco, o un mucho, raro, pero Juanjo es completamente normal, sano, más preocupado por divertirse que por los estudios, libre. Carlos es un niño muy responsable, que le han enseñado a cumplir con su deber antes que darse gusto a sí mismo. En lo bueno y en lo malo me parezco mucho más a Carlos.

¿Cuántas cosas tiene en común Carlos con los personajes históricos sobre los que has escrito antes: Fernando el Católico, el Cid o el Emperador Carlos V sobre el que versará tu próxima novela?

No se parece mucho a ellos, en mi opinión, aparte de formar parte de la realeza como Fernando el Católico y como Carlos V. Se puede parecer más al Cid y a Carlos V en la religiosidad, y es cierto que el Carlos V de mi novela aparece como una buena persona, algo que me parece que lo fue en la Historia. Fernando el Católico al final de la novela también da grandes muestras de religiosidad. En fin, son cuatro personajes, históricos o no, que han salido de mi pluma en estos libros. Supongo que tendrán en común más de lo que me parece.

¿Piensas que Carlos sería más feliz siendo un simple carpintero que siendo heredero al trono español?

Yo creo, y por lo que se dice en la novela, por lo que el propio Carlos dice, y hace, es que él sería completamente feliz siendo escritor. Es un gran lector, coleccionista de libros, especialmente de ediciones del Quijote, y le encanta escribir. Pero dice que un rey no puede escribir, no se lo puede permitir. Lo explica en el libro. Entonces él sabe que ese destino no lo puede realizar, aunque sin duda escribirá de forma privada.

Para terminar una pregunta un poco más personal: ¿cuál es  tu opinión sobre la monarquía, la república y la posibilidad de un referéndum donde se pueda elegir sobre estos temas que nos atañen a todos?

No me gustaría frivolizar porque es una cuestión muy delicada, muy importante. Yo me he criado enteramente con la Monarquía Parlamentaria, que es nuestra forma política de Estado y que está en la Constitución, y he sido muy feliz con ella. Y he sido muy feliz y he admirado mucho al Rey Juan Carlos, a la Reina Sofía y siempre, también, al Rey Felipe ya cuando era príncipe. Considero que lo está haciendo muy bien, en un papel en absoluto fácil y sencillo. Yo creo que Carlos, el príncipe niño de mi novela, estaría orgulloso de Felipe VI, nuestro rey en la realidad, y éste desde luego tiene mis mejores deseos.

Esteban Díaz

Artículos relacionados

  •   La novela de Eduardo Martínez Rico comienza con un breve episodio que presagia un relato policíaco: la perpetración de un doble asesinato, siendo conocidos el asesino y las víctimas, pero no el motivo del acto criminal. Pero la continuación está lejos de la trama que cabe esperar conociendo las convenciones del género. No se…
    Tags: de, que, y, novela, rico, martínez, eduardo, cartel
  • Un buen día de hace más de una década, me llamó Tino Lobo y me dijo que un escritor joven, sobrino de Menel, quería documentarse en cosas de Marina e Historia Naval, pues tenía en mente hacer una novela de ámbito marítimo y así conocí a Eduardo que, para ponerlos en situación es de la…
    Tags: de, que, y, novela, rico, martínez, eduardo, cartel
  • Sólo tú puedes convertir en vida estas palabras. Sé bienvenido, bienvenida, esta novela no tiene reglas, es reino de la libertad, sus únicos corsés son los del arte. Eduardo Martínez Rico   La literatura como losa, como aprendizaje, como fuerza, como motor y como enseñanza constante. Todo un libro que reflexiona sobre la literatura, al…
    Tags: de, y, que, a, novela, rico, eduardo, martínez, cartel
Filed in: Entrevistas, Literatura

Comments are closed.