2:08 pm - viernes enero 17, 2020

El chófer

Written by | 06/03/2013 | Comentarios desactivados en El chófer

paseando a miss daisy chófer morgan freeman trabajo empleo busco coches oficiales chóferes políticos

El coche es un buen signo exterior de riqueza, porque es relativamente costoso, todo el mundo conoce grosso modo su categoría, se puede exhibir en cualquier parte y, llegado el caso, se puede compartir fácilmente. Por ello es muy útil en una sociedad como la nuestra, que suele determinar con la capacidad de consumo la relevancia social, de modo que a más consumo más estatus, es decir, a mejor coche más señales se dan de que se goza de mejor posición social.

Como el coche es la señal, hay que tener un coche acorde con nuestra personalidad y a la medida de nuestras posibilidades o por encima de ellas, ya que los demás miembros de la sociedad nos enjuiciarán posiblemente en función de él. Coche, no obstante, tiene casi el todo el mundo. Y un coche medianamente ostentoso puede comprarse a plazos, lo que distorsiona su misión representativa. Lo que no puede comprarse a plazos y demuestra sin lugar a dudas el estatus es un buen coche (o incluso un coche mediano) con chófer. El chófer, en fin, y no el coche, es la verdadera señal exterior de riqueza en estos tiempos, lo que define la pertenencia a una clase social específica muy superior a la del resto de los ciudadanos.

El estatus se determina, también, por el grado de poder político, de forma que a más poder más estatus y, en consecuencia, más relevancia social. Así es directamente en las sociedades estables y seguras de sí mismas, en las que se asume sin problemas el estatus de los dirigentes políticos, a los que se estima ya vayan en coche o en metro y viajen en primera clase o en clase turista, lo que conlleva que ellos también se estimen a sí mismos por el mero desempeño de ese papel.

coches oficiales aparcados durante un acto político
Coches oficiales aparcados durante un acto político

En las sociedades poco seguras de sí mismas, en las sociedades fragmentadas, en aquéllas en las que se estima o se desestima al dirigente político no tanto por lo que hace como por el partido al que pertenece, en aquellas en las que el Gobierno no es el Gobierno de la nación o del Estado, sino el Gobierno de tal o cual partido (el Gobierno del PP, el Gobierno del PSOE, se dice aquí), en las sociedades que tienen una clase política poco reconocida, mentirosa o que actúa al margen de las demandas ciudadanas, lo normal es que el dirigente público necesite de una ayuda suplementaria para sentirse querido y admirado y para quererse a sí mismo. Entonces, acude al método más fiable y más extendido de hacer pública la consideración social que se le debe, es decir, al consumo, cuyo indicio más representativo es, como hemos visto, el chófer.

En España, un país con una sociedad como las expresadas anteriormente y con tantas Administraciones y tantos políticos ocupando puestos de relevancia pequeña o mediana en las Administraciones, hay mucha necesidad de relevancia social, es decir, hay mucha necesidad de chóferes. Así, chófer aquí no sólo tiene el cargo político más alto, sino el cargo político mediano y el cargo político más bajo. En realidad, suele ser el calificativo de «político» el que en la Administración concede derecho de chófer al cargo, de manera que no suelen tenerlo los empleos que no son detentados por políticos.

El chófer no forma parte directa del séquito del dirigente político, como el secretario personal y el fotógrafo, porque se queda cerca del garaje o, donde no hay garaje, en la puerta de la institución que se visita, cuidando el coche, que para el mejor ejercicio de su función debe estar siempre limpio y brillante. Es una ostentación fácil y hortera, pero que da mucha seguridad, especialmente a los que se sienten inseguros con lo que son y lo que hacen.

fundacion asimov isaacComo en los tiempos que corren, aunque existan las videoconferencias y los smartphones, sigue habiendo cintas inaugurales que cortar, primeras piedras que poner, visitas institucionales que efectuar, convenios que firmar, ferias a las que asistir, conferencias que presentar, reuniones que presidir, obras que inspeccionar, etc., sigue siendo totalmente necesario viajar, lo que hace imprescindible la presencia del chófer, que ya que está puede traer y llevar al pequeño dirigente político a su casa o, en ocasiones, a la realización de otros menesteres.

Con el chófer, en fin, se comparten muchas horas del día y muchos asuntos confidenciales, tantos que la relación profesional bien puede terminar en estima mutua o incluso en amistad, y ya hemos visto cómo en situaciones extremas, como la protagonizada por Francisco Javier Guerrero y su chófer, en el establecimiento de favores recíprocos y en la compañía de fatigas y parrandas.

www.juanboscocastilla.com
http://juanboscocastilla.blogspot.com.es


Artículos relacionados

  • Son tristes, especialmente para quienes no tienen niños cerca, las dos semanas que transcurren entre el solsticio de invierno y el advenimiento de los magos. A pesar de todo, algunos encuentran la felicidad en la adoración del becerro de oro a largo de las fiestas navideñas. Llueven los millones y se descorchan botellas de champán…
    Tags: de, la, el, en, las, opinión
  • 1. No le ponga fronteras a su pensamiento: si no está dispuesto a dejarse invadir, no estará legitimado para intentar convencer. 2. Si cree que sus ideas son mejores que las de su adversario, exíjale más trabajo y más honradez a los que las defienden que a los que defienden otras: los ciudadanos se merecen…
    Tags: de, las, es, en, la, se, el, política, opinión
  • Begoña nunca ha sido un torrente de pasionalidad, pero tiene fibra sensible. Salvo raras excepciones, sabía contener los sentimientos para no mostrar todas las cartas a sus amistades o a su familia. Ella siempre pensó que su debilidad era un charco hondo donde se guardaba una especie de joya perdida: la buena simiente. Así lo…
    Tags: de, la, el, en, se
Filed in: Opinión

Comments are closed.