7:18 am - viernes abril 19, 2019

‘El jugador’, de Fedor Dostoievski

Written by | 21/11/2012 | 1

Acabo de terminar la lectura de El jugador, de Fedor Dostoievski. En ocasiones, las circunstancias alrededor de la redacción de un libro alcanzan proporciones míticas, como de leyenda, y superan a la propia obra en relevancia. Supongo que éste es el verdadero motivo, el único, de que esta novela esté considerada entre los mejores trabajos de Dostoievski y figure entre los hitos de la literatura universal, porque, desengañémonos, El jugador es una novela mediocre, una obra menor, no tiene, por sí misma, el aire imperecedero que impregna las páginas de Crimen y castigo.

Ahora bien, la leyenda que gira en torno a Dostoievski y El jugador consiguen embargar al lector, que busca en la obra los posibles paralelismos con la procelosa biografía de su autor, lo cual sólo lleva a una profunda frustración literaria que sólo se ve aliviada por la ligereza de la novela y su breve extensión. Cuentan que en el otoño de 1866, Dostoievski se encontraba endeudado de nuevo, resultado de sus numerosos vicios, sobre todo el del juego. Su editor, Stellovsky, le había pagado por adelantado su nueva novela, de la que Dostoievski no tenía escrita ni una sola línea, de modo que Stellovsky podía enviarlo a la cárcel por incumplimiento de contrato. A falta de una semana para que terminara el plazo de entrega, el escritor ruso contrató a una secretaria, que se convertiría en su mujer, a quien dictó a toda velocidad El jugador, acabándola, en menos de una semana, a tiempo para entregársela a su editor. Éste, con la mezquindad que luego le haría célebre, se había marchado de viaje el día anterior, con lo que Dostoievski no podría entregar la novela dentro del plazo. Pero Dostoievski, poco dado a medias tintas, se personó en una comisaría y entregó allí el manuscrito, frustrando así los propósitos del infame editor.

El jugador es una novela sobre el juego, sufrido por el autor en carne propia, en especial sobre la ruleta. Éste, sin embargo, es sólo un aspecto secundario del argumento, que se centra en presentarnos a unos personajes delirantes y una historia surrealista, folletinesca y de enredo. Volvemos de nuevo a la leyenda, y nos remontamos en el tiempo a otro episodio de la vida de Dostoievski: con las manos atadas y vendados los ojos frente a un pelotón de fusilamiento. El novelista había sido declarado culpable de atacar a la Iglesia y al Estado, y, por ello, condenado a muerte. No sin cierto estremecimiento nos imaginamos al escritor ruso, humillado y maniatado, esperando en la oscuridad de la venda que le cubre los ojos el tiro de gracia que acabará con sus sueños de literatura, aceptando su destino con dignidad, con la barbilla altiva. Pero en el último instante, cuando los fusiles apuntan sobre su cabeza y los dedos esperan prestos sobre los gatillos la señal, un hombre aparece entre las sombras de la plaza principal de San Petersburgo y anuncia que la condena del infeliz ha sido finalmente conmutada por cuatro años de trabajos forzados en Siberia. Tal vez es ese desasosiego ante la espera incierta del resultado de la ruleta la única certeza en la vida. Visto así, resulta sencillo evocar lo que tanto el escritor como el personaje de su novela sentían en el momento de apostar su vida al azar. Casi una ruleta rusa, porque hay quien es capaz de jugárselo todo.

Porque, ¿acaso no es la vida un juego?


Artículos relacionados

  • Como lo prometido es deuda para los que prometemos demasiado, he aquí mi particular versión de los hechos que acontecieron aquel día de gracia del 3 de septiembre de 2006, en el ocaso de un domingo estival que sirvió para honrar a los muertos. A eso de las 19:45h., cuando me dirigía a la Plaza…
    Tags: de, la, en, el, literatura, libros
  • En una fecha tan señalada como la de hoy, 21 de diciembre de 2012, icono de un supuesto Apocalipsis o Revelación, prestémosle oídos a otra revelación que lleva ya seis años acumulando polvo bajo el ruido de la literatura de consumo. La proclamaba entonces Emilio González Ferrín en su obra Historia general de Al-Ándalus y…
    Tags: de, la, el, en, literatura, libros
  • De un tiempo a esta parte parezco no poder tolerar a los clásicos. Hablo de clásicos de la literatura, claro. Lo he intentado con denuedo, pero siento como si las páginas de esos libros pesaran más que otras, como si estuvieran fabricadas de un material más denso que hiciera fatigoso el hojeo. He de reconocer…
    Tags: de, la, en, el, literatura, libros
Filed in: Literatura

One Response to “‘El jugador’, de Fedor Dostoievski”

  1. 30/04/2013 at 15:48 #

    En el maestro ruso la vida se hacía literatura pues literaria era, agitada, palpitante, casi inverosímil. Interesante artículo, me ha recordado a Zweig, y sus estelares momentos, y a Wiesenthal con sus entrañables recuerdos. A dos grandes escritores que consiguen hacer de la remembranza de Dostoievsky una escultura viva que se pasea entre nosotros con los ojos atentos y el pecho rebosante de sueños.

    Por si te interesa incluyo un enlace a una entrada de mi blog donde escribí sobre este libro. Mi escrito no resiste la comparación con el tuyo, es ligero, vano y mal escrito. Sólo te recomiendo su lectura como un enfoque alternativo, un modo distinto de acercarse a una misma obra.
    Un saludo.

    http://lamascaradelvacio.wordpress.com/2012/08/01/el-jugador/