8:32 pm - domingo julio 21, 2019

India (VII): Mandawa

Written by | 09/03/2007 | Comentarios desactivados en India (VII): Mandawa


Haveli de Mandawa

Nos desperto el canto de los pajaros al amanecer. El Jamuna Resort es un lugar muy tranquilo y relajante, con ricos jardines donde poder desayunar al aire libre. Mientras lo haciamos, un musico musulman, al que habiamos visto el dia anterior cantando versos del coran en el interior de un coche, desplego ante nosotros una pequena alfombra sobre la que se sento con las piernas cruzadas y comenzo a tocar una especie de sitar con un arco como de violin, hasta que le llamaron por el movil, recogio sus bartulos y se marcho. Hoy en dia en la India todo el mundo tiene movil y la cobertura llega hasta las zonas mas castigadas.

Paramos, camino de Bikaner, en Mandawa, famosa por sus havelis, una especie de murales realizados al fresco en las paredes exteriores de las casas de los mas ricos en la epoca del colonialismo. Enseguida se nos acerco un chico de 15 anos hablando espanol, Kahal, que se ofrecio, a cambio de unas monedas espanolas, a ensenarnos la aldea. Al parecer, su padre era pintor y tenia un restaurante en el que solia haber alguien que hablaba espanol y asi aprendio el idioma. Nos llevo por varias casas, en las que podiamos entrar libremente hasta el fondo de la vivienda, participando de la intimidad de sus habitantes.

Nos llevo a la casa de un artista, un anciano llamado Sham, que sin duda le pasaba una comision al chico por llevar a los turistas alli. A pesar de nuestra negativa a comprar nada, nos invito al interior de su taller. Este tipo de comerciantes saben que, por verguenza, al final el viajero acabara comprando algo. Nos hizo sentarnos mientras desplegaba su obra en el suelo ante nuestros ojos. Su especialidad era la pintura miniaturista, y prueba de ello eran los pequenos cuadrod pintados en seda de Cachemira, que no se arruga, y en papel antigua, con vetustos caracteres islamicos y senales de sellos de caucho en el dorso.

Despues de media hora de exposicion, efectivamente, tuvimos que comprarle algo, de modo que optamos, para que nos dejara en paz, por un pequeno dibujo de media cuartilla de un elefante por 100 rupias, segun el a un precio especial por ser tan agradables y por la festividad del Holi. El anciano me dijo que parecia un estudiante de medicina por los ojos, las gafas y la barba. Se acerco bastante.

Más artículos del autor en www.viajeroenlaindia.com


Artículos relacionados

  • Últimamente no salgo demasiado de fiesta los fines de semana. Amigos no quedan muchos en el pueblo, unos están estudiando fuera, otros trabajan en las capitales. Quedamos cuatro gatos mal contados, y eso no da mucho juego a la hora de salir a divertirse por las discotecas. Al final vence la desidia y termina uno…
    Tags: de, la, el, en, por
  • El pasado viernes venía yo de trabajar a eso de las ocho y media de la noche. A la altura de la Puerta del Sol me fijé en que un helicóptero sobrevolaba la zona, titilando en la negrura del cielo con una luz roja intermitente. Al doblar la esquina que conduce a la plaza de…
    Tags: de, la, el, en
  • Patio circundante del Templo Dorado Cuando atravesé la puerta el detector ni se inmutó. Un guardia, no obstante, extrañado, me cacheó para comprobar que mis bolsillos estaban, tal como indicaba el cacharro, vacíos. A uno siempre se le pone un poco cara de culpable cuando un policía le palpa los costados. Acto seguido, ya libre…
    Tags: de, la, el, en
Filed in: Textos, Viajero en la India, Viajes

Comments are closed.