4:56 am - Saturday November 25, 2017

LA ENTREVISTA ETERNA. Entrevista con Fernando Sánchez Dragó (I)

Written by | 19 May 2013 | Comments Off

entrevista eterna fernando sánchez dragó

Saludos al lector. Me propongo hacerle una entrevista sin límite a Fernando Sánchez Dragó, uno de los escritores más interesantes con que cuenta hoy nuestro país, sin duda ninguna. Digo sin límite, sin límite de fin, porque sólo lo tendrá cuando uno de los dos muramos, según he acordado yo con Fernando. Nuestro primer encuentro tuvo lugar en su casa de Madrid, donde estuvimos hablando largamente. De este encuentro ha surgido abundante material que iremos publicando en A vuelapluma en diferentes sesiones. Más adelante habrá nuevas conversaciones y nuevas entregas. Esperemos que el futuro nos dé a los dos mucha vida, entre otras cosas para hacer literatura, algo que tanto a mí como a Fernando nos interesa mucho. Mi agradecimiento a Fernando Sánchez Dragó por haberse prestado a este experimento literario y periodístico. Empezamos hablando sobre el estilo, sobre cómo ha ido cambiando su estilo con el tiempo, ahora mucho más sencillo.

Lo más hermoso es lo sencillo; la sencillez es bella, como una fórmula matemática.

Por supuesto. Uno de los más grandes escritores españoles, olvidado por completo hoy día, es Azorín. Azorín es prístino, de perfiles netos. Es fantástico.

A mí me encanta, y sin embargo es muy atacado por los escritores actuales.

¿Atacado? Yo creo que simplemente ninguneado, olvidado. Atacado no, simplemente ha desaparecido. Cuando yo tenía veinte años todos leíamos a Azorín, todos los que leíamos, claro. Te ibas a la Casa del Libro, te ibas a cualquier librería, y estaba todo inundado de Azorín. Ahora es imposible, si ahora vas a comprar una obra de Azorín va a ser difícil que la encuentres.

entrevista eterna fernando sánchez dragó

Quizá en la época de la escritura informática vuelve Azorín.

Bueno, ya, pero la escritura informática lo que hace es regresar más bien al gruñido de chimpancé. Es lo contrario, porque Azorín depura su estilo, pero con una riqueza de léxico extraordinaria. Tú coges una página de Azorín y seguro que hay diez palabras que no entiendes, y seguramente me estoy quedando corto, tienes que acudir al diccionario. Eso no te pasa con la literatura cibernética, informática, de Internet. Es todo lo contrario.

«No te fíes nunca de la primera palabra que acude a tu mente, revísalas todas»

De hecho él buscaba las palabras, él era arqueólogo de las palabras.

Es que las palabras hay que buscarlas, efectivamente. Un escritor es como un buscador de tesoros que va con una horquilla de éstas que detectan el metal debajo de la tierra, y va encontrando las palabras. No hay que fiarse de la primera palabra que te viene a las mientes. Hay que reflexionar. A veces la primera palabra está bien, pero otras veces no. No te fíes nunca de la primera palabra que acude a tu mente, revísalas todas.

Me acuerdo que Ruano decía que las primeras frases de un artículo eran como la espuma que tiraba el tirador de la cerveza. Que eso no valía para nada.

Quizá era él o era otro. Yo creo que lo he leído en algún famoso columnista americano. Es una idea elemental. A mí me pasa. El blog no lo trabajo mucho, pero las columnas de El Mundo verdaderamente las trabajo mucho, las elaboro mucho, y ya cuando la envío la reviso otra vez, tres horas después, y la vuelvo a enviar, y he cambiado una palabra y he añadido un adjetivo, o un sustantivo. Mi experiencia es que cuando arrancas con la columna, luego al final tienes que quitar las tres primeras líneas, siempre. Es rarísimo que no sea así. Efectivamente, eso está muy bien visto, lo de la espuma de la cerveza.

¿Qué opinas del periodismo de Internet?

Ya sé que vas a decir que soy un cromañón, y yo te diré que no soy un cromañón, que soy un neandertal; ni siquiera llego a cromañón. A mí lo de Internet me desespera. ¿Era necesario? ¿No estaba mejor el mundo antes de que llegara Internet? ¿Qué aporta Internet? Si miramos lo negativo, lo negativo de Internet es brutal. Si en España ahora hay un 26 por ciento de paro, y en todo el mundo hay problemas económicos, en gran medida se debe a Internet, que ha suprimido puestos de trabajo a granel. El periódico ha desaparecido. ¿Te has dado cuenta de que los periódicos han desaparecido? Los quioscos han desaparecido, ya casi no hay quioscos. En Madrid los pocos quioscos que hay, que son poquísimos, venden cualquier cosa: botellas de agua mineral, ceniceros, mecheros, muñequitos para el niño… Y cierran a las dos de la tarde. Es muy difícil comprar ahora un periódico en Madrid.

entrevista eterna fernando sánchez dragó

Tú has vivido una época muy diferente.

En la España en la que yo nací, en la España de Franco, estaba todo lleno de quioscos; cada dos esquinas había un quiosco, y abrían a las ocho de la mañana y cerraban a las once de la noche. Ahora tienes que irte a un Vips o un sitio así. Realmente, ese tipo de periodismo es en el que yo he echado los dientes, para mí no hay otro periodismo. Si yo te acabo de decir que cuido mucho las columnas de El Mundo papel, y en cambio las otras las hago a la pata la llana, es porque tengo la sensación que lo que no va al papel se lo lleva el viento, que no merece la pena. También tengo la creencia de que el lector de Internet no es un lector, pasa a toda velocidad. ¿Sabes que los americanos calcularon el índice de atención de la gente que se mete a Internet a leer? ¿Sabes cuál es? ¿Antes de hacer clic, por término medio cuánto están?

¿Cuánto tiempo están?

19 segundos. En 19 segundos no hay reflexión, no hay atención. Escribir allí es como echar margaritas a los cerdos. Estoy hablando exclusivamente de periodismo, no de otros aspectos de Internet. ¿Cuál sería la única ventaja que tendría ese periodismo de Internet? La prisa, la inmediatez, eso que denominan en una frase horrenda «en tiempo real». Bueno, ¿y eso tiene alguna ventaja? A mí por ejemplo me gusta muchísimo leer periódicos atrasados. Pero cuando digo atrasados me refiero a periódicos de dos o tres meses.

comida en el café gijón fernando sánchez dragó juan josé armas marcelo pepe esteban eduardo martínez rico
Comida en el Café Gijón con Fernando Sánchez Dragó, Juan José Armas Marcelo, Pepe Esteban y Eduardo Martínez Rico, entre otros

Fotografías de Javier Redondo Jordán y del archivo de Eduardo Martínez Rico.

Artículos relacionados

  • Los lunes tenemos unas comidas literarias llamadas «lentejas”, es decir, unas tertulias que tienen lugar a la hora de comer, comida y sobremesa, y que homenajean a las lentejas del Café Gijón, consideradas por los contertulios de alta calidad. ¿Quiénes acudimos a las «lentejas»? Muchos escritores, pero los más asiduos somos Juancho Armas Marcelo y…
    Tags: de, la, marcelo, las, armas, en, gijón, juan, el, eduardo
  • Fernando Sánchez Monreal Eduardo Martínez Rico Tú has dicho que tu padre era una especie de Ciudadano Kane de la época. No, hubiera llegado a ser. Mi padre era el periodista más brillante de aquella generación. A mi padre lo matan el día que cumple 27 años, pero mi padre en aquel momento, y llevaba…
    Tags: de, el, la, en, dragó, literatura, sánchez, fernando, eduardo, martínez
  • Bajo la férula del histórico café madrileño y Avuelapluma.com. La revista hecha desde el Café Gijón, se presenta el I Taller de escritura en el Café Gijón. En su primera edición, el Taller se centrará en abordar las líneas maestras de la escritura en tres de los principales géneros literarios de nuestros días: el columnismo,…
    Tags: de, el, la, en, las, libros, eduardo, gijón, café, martínez
Filed in: Literatura

Comments are closed.