5:24 am - miércoles agosto 15, 2018

La llamada a la tribu de maestros y mujeres

Written by | 12/03/2018 | Comentarios desactivados en La llamada a la tribu de maestros y mujeres

La vitalidad y dinamismo que Mario Vargas Llosa sigue proyectando a pocos días de cumplir 82 años es sorprendente. La mayor prueba está en su último libro autobiográfico/ensayístico que acaba de presentar con el título La llamada de la tribu. Una obra que rellena el vacío ideológico de su prolífica carrera como escritor. Es la pieza que completa el andamiaje de su extensísima trayectoria intelectual/filosófica/política y, sin duda, también literaria porque se trata de «las lecturas que moldearon su forma de pensar y de ver el mundo en los últimos 50 años […] una cartografía de los pensadores liberales que le ayudaron a desarrollar un nuevo cuerpo de ideas después del gran trauma ideológico que supuso, por un lado, el desencanto con la Revolución cubana y, por el otro, el distanciamiento de las ideas de Jean Paul Sartre»[1]. Maestros que, de todas maneras, han cimentado y respaldado sus obras. Al fin y al cabo, toda una invocación a la conciencia ciudadana «a través de siete autores que le influyeron política e intelectualmente y a los que rinde homenaje: Adam Smith, Friedrich von Hayek, Karl Popper, Raymond Aron, Isaiah Berlin, Jean-François Revel y José Ortega y Gasset»[2].

La llamada de la tribu de Vargas Llosa nos remite a Las palabras de la tribu de Francisco Umbral, libro de breves ensayos en los que el escritor desgrana una parte de sus lecturas “desde Darío hasta Cela” que han influido en su pensamiento y le han ayudado a encontrar su estilo y a encontrarse consigo mismo. Este hecho confirma, una vez más, las infinitas conexiones de intertextualidad, conscientes o no, que se han producido en sus vidas y obras paralelas, como investigamos. Ambos no solo coinciden con la misma tribu de maestros de la literatura española, americana, francesa y universal, sino, también en la concepción filosófica y política de Jean Paul Sartre y Ortega y Gasset, entre muchos otros. Sin embargo, según confiesa Vargas Llosa en su reciente publicación, el filósofo español fue probablemente el que influyó mucho en sus ensayos, crónicas periodísticas y en su literatura, como  también reconoció Francisco Umbral en su día: «en España todos podemos decir yo soy Ortega y el otro […] La literatura española tiene por delante a Cervantes, pero a quien de verdad hemos leído y estudiado los particulares es a don José Ortega y Gasset, ensayista, prosista lírico, sabio en todo e ironista de esa sabiduría […] No ha habido nunca pueblo que tuviera maestro tan acendrado y acertado como Ortega durante la primera mitad del siglo XX»[3].

Inclusive en el tema de la mujer es innegable la huella de Ortega y Gasset en las obras de ambos. Vargas Llosa lo ha recordado al decir que el liberalismo ha impulsado «el movimiento feminista hoy día en el primer plano de la actualidad»[4]. En efecto, es necesario refrescar la concepción orteguiana sobre el tema de la mujer, el amor, la complementariedad de los sexos, el problema feminista y otros aspectos publicados en la Revista de Occidente en sus ensayos, artículos y conferencias. Citamos dos ejemplos de mujeres discípulas que coinciden en el tiempo y espacio con Ortega y que aplicaron la savia de su maestro: María Zambrano y Rosa Chacel[5]. Ortega quiso rescatar a la mujer del olvido de historiadores cuando declaró «ellos escriben historias donde no hay más que hombres. Quisiera reparar su olvido, pues veo que la mitad de la humanidad es femenina y con su genuino ser femenino ha hecho algo y más que algo importante históricamente»[6].

Desde esta marcada convicción, las referencias a mujeres de la historia de todos los tiempos están presentes en casi toda la producción de los dos escritores. Mujeres de carne y hueso o no, a partir de la tribu familiar de abuelas, madres, tías, primas del paraíso feliz de la infancia convertidas en personajes literarios. Mujeres de las más diversas tipologías, estratos sociales, funciones, oficios, estados civiles, generaciones y categorías. Dos figuras relevantes sobresalen en las obras de cada uno: Flora Tristán de la novela El paraíso de la otra esquina de Mario Vargas Llosa, «la admirable precursora tanto del feminismo como del socialismo moderno»[7]. Un personaje mítico que representa a la mujer/madre/heroína, a la reivindicadora de los derechos de la mujer y, a su vez, parece un antecedente de todas las muchachas rojas del siglo XX de las obras umbralianas. Emilia Pardo Bazán, un personaje equivalente a Flora, propulsora de grandes transformaciones para la liberación de la mujer, promotora, cultural y social de su época, a quien Umbral emparenta con la abuela de sus libros. En sí, ambos nos presentan a mujeres intemporales en perenne transformación, según el ideal de mujer e incluso de hombre que plantea el maestro filósofo: «De suerte que la mujer es mujer en la medida en que es encanto o ideal. La profunda intervención femenina en la historia no necesite consistir en actuaciones, en faenas, sino en la inmóvil, serena presencia de su personalidad. A mi juicio, es ésta la suprema misión de la mujer sobre la tierra: exigir, exigir la perfección al hombre»[8].

En realidad, «hablar del siglo de Ortega, sería una gran manera de resumir y estudiar nuestro siglo XX, a través de una mente abarcadora y avizora»[9], porque sin duda, «se aproximó tanto al futuro que no hay manera de que nunca resulte anacrónico»[10], como confirma también el Nobel, al decir que «Ortega y Gasset fue profético»[11]. En efecto, la mayor muestra es «la infiltración femenina en todos los estamentos y labores de la vida española»[12]. Podríamos mencionar a muchísimas mujeres de la historia y la literatura a las que ambos han dedicado páginas enteras en la prensa, como fervientes convencidos de que «la mujer es ecología, es el ecosistema en que sobrevive el hombre, desde el trabajo hasta el amor»[13]. Tantas mujeres decididas, lúcidas, sensibles, osadas a las que no se las valoró en su día y que ahora se erigen como iniciadoras de los grandes cambios en favor de la mujer y de la sociedad.

A estas alturas de su vida y de todo lo andado, visto y escrito a Vargas Llosa aún le quedan sonando nutridas ideas de sus maestros y como infatigable discípulo, el escritor no quiere dejar ningún cabo suelto antes de su cumpleaños y aplica la recomendación sobre “la claridad como la cortesía del filósofo”, en esta publicación en la que defiende sus pensamientos, ideales y posturas filosóficas-ideológico-políticas-intelectuales con toda transparencia, como en su tiempo lo hizo Umbral y por esa razón se le juzgó equivocadamente.

En esta coyuntura del Día Internacional de la Mujer, La llamada de la tribu de Vargas Llosa es también un llamado a la conciencia de todas las “tribus urbanas” para recordar «de dónde venimos y adónde vamos […] una conciencia que sea la conciencia de todos»[14]. Un llamado a recuperar el pensamiento filosófico, la reflexión, la tolerancia, la libertad y, fundamentalmente, el respeto a la tribu sagrada de la mujer porque «cada mujer es un desfile completo de mujeres, [como] todas las rosas son la misma rosa»[15].

Ana Godoy Cossío
Doctora en Literatura Hispanoamericana
Universidad Complutense de Madrid

[1] Pilar Reyes. Presentación del libro La llamada de la tribu. Casa América, 28/02/2018.

[2] Mario Vargas Llosa. Presentación del libro La llamada de la tribu. Casa América, 28/02/2018.

[3] Francisco Umbral. “Ortega y el otro”. El Mundo, 04/10/2006.

[4] Mario Vargas Llosa. Presentación del libro La llamada de la tribu. Casa América, 28/02/2018.

[5] Clara Sorbes Borja. José Ortega y Gasset, la mujer intelectual y las mujeres modernas: Rosa Chacel y María Zambrano. Universidad Pompeu Fabra. Barcelona, 2015, p. 3 y 4.

[6] Mario Paoletti. “Ortega y las mujeres”, El país, 17/08/1985.

[7] Hedy Habra. Mundos alternos y artísticos. Iberoamericana, Madrid, 2012, p. 184

[8] José Ortega y Gasset. De Francesca a Beatrice, Obras completas. Tomo III. Epílogo del libro. Revista de Occidente, Madrid, 1966.

[9] Francisco Umbral. “Ortega. El Mundo, 12/01/2002.

[10] Ibíd.

[11] Mario Vargas Llosa. La llamada de la tribu. Penguin Random House, Barcelona, 2018.

[12] Francisco Umbral, “Mujeres”, El Mundo, 14/06/1998.

[13] Ibíd.

[14] Francisco Umbral. “Ortega”. El Mundo, 12/01/2002.

[15] Francisco Umbral. “Don Alberto Lista”, El Mundo, 01/10/2005.

Artículos relacionados

  • Entre finales de los cincuenta y principios de los sesenta, Vargas Llosa y Francisco Umbral llegaban a Madrid como jóvenes emprendedores literarios. Ser aceptados como escritores en la capital de posguerra en busca de un porvenir, sin duda, era todo un reto. Había que ganarse el “derecho de ciudad”, como diría Cortázar de París. Madrid…
    Tags: de, y, que, umbral, a, vargas, llosa, mario, francisco, cartel
  • En 1958, a los 22 años de edad, Mario Vargas Llosa coronó sus estudios universitarios en la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en Lima, con la tesis titulada Bases para la interpretación de Rubén Darío. Con el entusiasmo de todo investigador principiante se sumergió en “los…
    Tags: de, y, que, a, llosa, vargas, mario, francisco, umbral, cartel
  • La mujer para Francisco Umbral y Mario Vargas Llosa ha sido la pieza fundamental en la larga e interminable competencia intertextual y vital que ambos han jugado en el tablero de la literatura, con las fichas de «barro del idioma» (Umbral: 1976), la estrategia de sus maestros y su apasionada «escritura perpetua». Como poseedores del…
    Tags: de, y, mario, vargas, llosa, umbral, francisco, cartel
Filed in: Literatura

Comments are closed.