2:01 pm - jueves febrero 21, 2019

Archive: Page 1

‘Yo, detective’, de Rafael Guerrero: regresa la saga del novelista detective

Written by | 16/02/2019 | 0
Como si de una tarjeta de presentación se tratase, el título de la cuarta novela de Rafael Guerrero deja bien claras las premisas: Yo, detective (Círculo Rojo, 2018). Y es que, en efecto, estamos ante la historia de un detective privado que además ―y viceversa― es novelista. Esta aclaración no es baldía. Más allá de la mera anécdota biográfica, la profesión y la vocación literaria resultan del todo indistinguibles en este autor. Y se nota. Guerrero sabe bien de lo que habla, lo que resulta toda una novedad en el trillado género noir. No adorna a su gremio con pirotecnias de Hollywood y aires de romanticismo. Conoce bien la realidad del detective privado y la cara oculta de la sociedad. En Yo, detective (Círculo Rojo, 2018), Guerrero se vale de la autoficción para desdoblarse

Lo que me imagino cuando pienso en la novela

Written by | 09/02/2019 | Comentarios desactivados en Lo que me imagino cuando pienso en la novela
El caballero aprieta las piernas contra su montura, levanta la espada por encima de su cabeza y se abalanza sobre el enemigo, al que decapita, ensarta o abre en canal. Un poeta épico, apartado (pero no lejos) del campo de batalla, observa las hazañas de su amo y las rima heroica, solemne, musicalmente en un papel. El caballero, después de lavarse la sangre de los otros en el agua del río, llama a su rapsoda y le ordena que le cante las estrofas de mayor angustia. El caballero sabe que morirá y que solamente quedarán esas líneas como testimonio de su paso por la vida. Y quien quiera saber de él deberá abrirse paso en el intrincado bosque de la ficción, donde crece, arrullado por las aves y fagocitado por alguna planta trepadora, el inconmensurable árbol de la verdad. Lo contrario

‘El pequeño rey’, de Eduardo Martínez Rico: una fábula moderna sobre la monarquía

Written by | 28/01/2019 | Comentarios desactivados en ‘El pequeño rey’, de Eduardo Martínez Rico: una fábula moderna sobre la monarquía
  El pequeño rey es el cuarto libro que leo de Eduardo Martínez Rico, compañero de editorial y gran escritor. Eduardo ama la escritura, y eso se paladea en cada una de sus letras. Admiro su capacidad de palabra. Martínez Rico es un autor muy versátil y por lo tanto dispone de amplia facilidad para escribir sobre lo que desee. Además, su prosa es fácil, ágil y dinámica, algo que el lector agradece puesto que rápido le sumerge en la historia. El primer libro que leí de Eduardo fue Fernando El Católico. El destino del rey, y quedé fascinada con su pluma, porque yo, que no soy de género histórico, devoré la novela en tres tardes. Eduardo me hizo entrar en una historia amena, con dinamismo y que entendía a la perfección. Fue por eso que me animé a leer Cid Campeador, y mi

Eduardo Martínez Rico: «Carlos, el príncipe niño de mi novela, estaría orgulloso de Felipe VI»

Written by | 17/01/2019 | Comentarios desactivados en Eduardo Martínez Rico: «Carlos, el príncipe niño de mi novela, estaría orgulloso de Felipe VI»
Eduardo Martínez Rico ama su oficio con toda el alma. Se puede discernir ese amor en sus ojos mientras habla de literatura con pasión y con el orgullo de quien sabe que ha dejado parte de su corazón en lo que ha hecho. Autor de gran cantidad de libros: biografías, ensayos y novelas históricas, presenta ahora su último trabajo, El pequeño rey, una fábula moderna que trata entre otros muchos temas, pues es una obra mucho más profunda de lo que parece a simple vista, sobre la infancia, la amistad y el deber. Tuve el placer de conversar con él sobre el libro y esto fue lo que surgió de nuestra charla: Una entrevista de Esteban Díaz ¿Cómo surge la idea primigenia de El pequeño rey en tu cabeza? Yo creo que surgió del interés que tenía entonces –calculo que la escribí en 2003-

El humor será sin límites o no será

Written by | 20/12/2018 | Comentarios desactivados en El humor será sin límites o no será
No dejo de pensar en este debate actual, acerca de los límites del humor, surgido a raíz de las denuncias a cómicos por determinados chistes e incluso más allá de los cómicos, a cantantes, tweeteros, etc. “El humor será sin límites o no será”. Esta frase me está rondando desde hace días. No sé si se la he escuchado a alguien o me ha surgido en sueños, de mi propio inconsciente. Y es curioso, porque Freud hablaba de las formaciones del inconsciente, que son esos efectos en los que se nos escapa algo de él, algo de una verdad reprimida. Éstos son los sueños, los síntomas, los lapsus y los chistes. Los mecanismos de estas formaciones son exactamente los mismos, condensación y desplazamiento, o lo que es lo mismo, metáfora y metonimia. Todos podemos pensar en un sueño en

La pervivencia de Francisco Umbral, a través de la mujer

Written by | 12/12/2018 | Comentarios desactivados en La pervivencia de Francisco Umbral, a través de la mujer
Participar en la Mesa Redonda La pervivencia de Francisco Umbral con Fanny Rubio y Eduardo Martínez Rico, bajo la dirección de José Ignacio Díez, ha sido una de las experiencias más emotivas que me ha tocado vivir, a lo largo de estos dos últimos años en la Universidad Complutense de Madrid. Una de las frases brújula que me apoyó durante el estudio de sus textos fue: “Mis claves literarias valen más que la verdad”. Sin lugar a dudas, toda la obra umbraliana está impregnada de claves literarias, como puntos cardinales que ensamblan la totalidad del hombre/escritor. Como su maestro González Ruano, él también es un “hombre/obra”, como refiere en su libro La escritura perpetua. Sin embargo, pienso que la mayor parte de su producción está escrita en clave de mujer. En sus

Nadando entre dos aguas

Written by | 08/12/2018 | Comentarios desactivados en Nadando entre dos aguas
  En realidad, no sé qué me lleva a decantarme por contar una historia, qué es lo que me empuja a elegir una determinada trama y ponerme a escribir. Sé que me gusta moverme por dos corrientes distintas; bucear por las aguas turbulentas del thriller, y también bañarme por las torrenciales de la romántica. Muchas veces me gusta mezclar ambas y nadar a contracorriente; inundar de intriga los sentimientos y anegar de amor al misterio. Sé que tratar con los sentimientos se me da bien, muchos dicen que me muevo como pez en el agua. Pero también sé que cuando acabo de contar una historia de amor, preciso zambullirme en una trama de maquinación y tensión. Por eso nado entre dos aguas, porque requiero tanto del amor como de la incertidumbre. Reconozco que escribir suspense o intriga

El precio de la ambición (cuento)

Written by | 21/11/2018 | Comentarios desactivados en El precio de la ambición (cuento)
Al llegar ante su casa, el niño se volvió bruscamente hacia los compañeros que le acompañaban (o, más bien, le seguían). —¿Qué habéis dicho? —les preguntó, frunciendo el ceño. Su mirada era más fría y dura de lo que se podría esperar de sus pocos años. Los otros dudaron. No era bueno provocar su irritación. Al fin, uno se atrevió a contestar. —Hablábamos de que se acerca el momento de pagar los tributos. Mi padre no comprende por qué el tuyo ha aceptado someterse a los nuevos amos, en vez de rebelarse —dijo. —Pues el mío dice que, gracias a él, podemos vivir en paz —opinó otro. El que parecía ser el jefe de los otros, apretó los dientes. —A mí tampoco me gusta esto —replicó—. Si yo fuera mi padre, hubiera reunido a la gente y les hubiera atacado,

‘Gregor Samsa’, de David Llorente: el espectador ante el espejo

Written by | 19/10/2018 | Comentarios desactivados en ‘Gregor Samsa’, de David Llorente: el espectador ante el espejo
  Uno piensa que la buena literatura acaba de cocerse en el horno de la poesía. Creemos que la palabra que rebasa su significado, que reconstruye el mundo y que arroja luz a las sombras que oscurecen al ser humano, es la cota más alta de la creación. Pero el teatro es el único género literario que vulnera el texto escrito, que se descose por sus propias puntadas y que salpica de agua limpia los cristales mugrientos de la vida real. Las mañanas de ensayo tienen un color y un ritmo especiales, como si le hubieran puesto palas al sol y el ruido del tráfico sonara desde el fondo de una gramola, pero nunca me había parado a preguntarme por qué. Imaginaos que vuelco un libro y que toda la ficción que hay en sus páginas se cayera encima de la mesa. Eso es lo que sucede con el teatro:

Cuento: ‘El interfono’

Written by | 16/10/2018 | Comentarios desactivados en Cuento: ‘El interfono’
Una noche, mientras soñaba -lo recuerdo- con un mar sereno en el que nadaba rodeada de sol, el interfono que comunicaba mi dormitorio con el de mi hijo cambió su tenue luz verde por una intensa luz roja y un quejido sonó a través de él. Me incorporé y fui hasta el cuarto del pequeño, al que encontré dormido. Reprimí las ganas de acariciarle el moflete que se le espachurraba cómicamente sobre la almohada y regresé a mi habitación. Me acosté y, acurrucada de nuevo bajo la manta, froté los pies contra el colchón tratando de contrarrestar la frialdad del suelo que habían pisado hacía un momento. Sólo entonces, recuperado el calor del lecho, me percaté de que el sonido del interfono había sido extraño, probablemente fruto de mi sueño y no de mi hijo. Estaba consiguiendo volver