8:52 pm - Thursday July 27, 2017

Raúl del Pozo, investigador

Written by | 28 June 2013 | Comments Off

Raúl del Pozo investigador Eduardo Martínez Rico

Desde la muerte de Francisco Umbral, en agosto de 2007, y tras un período de cien columnas, homenaje tributado por El Mundo, Raúl del Pozo escribe la columna de la última página de este periódico. Con amplísima experiencia periodística y literaria, Raúl del Pozo quizá se haya enfrentado aquí con el más importante desafío de su carrera: continuar, suceder al que cada vez con más frecuencia se le llama genio, de la columna y de la literatura, Francisco Umbral.

Creo que Raúl del Pozo, en estos años, con talento, con humildad y con la artesanía de su oficio, en el que el componente del reporterismo es fundamental, ha destilado una columna muy personal, una columna versátil, capaz del análisis político, de la semblanza del personaje cultural, la crítica literaria, en ocasiones, a su manera, y muchos otros registros que posee este escritor y periodista que lleva a más y más lejos sus propios logros. Hoy en día la sombra de Umbral que flota en su columna no es perjudicial, porque Raúl del Pozo ha hecho suyo el hueco de «la última», y lo ha hecho de forma muy propia, es decir, no imitando a Umbral, dejando que el recuadro se adapte a él casi en la misma medida que él al recuadro. Y con todo ello el público lector, como una transición.

Por otro lado, creo que Raúl del Pozo ha dado con algo que no existía, o yo no conocía: la columna literaria de investigación. Es decir, ha llevado a su espacio privilegiado de «la última» –muy posiblemente el más codiciado de la prensa española actual— un lugar entre el periodismo y la literatura, las señas de identidad del periódico, el periodismo de investigación, un periodismo de fuego lento que tarda en dar resultados, pero que cuando los obtiene su repercusión es muy grande. Esto lo sabe muy bien Pedro J. Ramírez. Y así le ha ocurrido al propio Raúl del Pozo con sus informaciones sobre el «caso Bárcenas», teniendo gran eco en los medios, en todos, también en las redes sociales, importante termómetro de la actualidad.

El escritor y periodista ha hecho un guiño al caso Watergate, aludiendo a una «Garganta Profunda» que le contaba cosas. En ocasiones era esta «Garganta Profunda», otras era el «Duende», o el «Tercer Hombre». Estamos, pues, ante tres personajes o uno mismo llamado de tres maneras diferentes, alguien muy conectado con los centros de poder, entre ellos el Partido Socialista y el Partido Popular, el sistema político, económico y social del día de hoy en España.

Raúl del Pozo viene de la escuela periodística de Pueblo, y ya de muy joven comía en Cuenca, su tierra, con César González-Ruano, referencia mítica de los escritores de periódicos. El suyo es un periodismo con toque literario, es decir, un periodismo que no olvida que es periodismo, con rica baraja de fuentes, muy atento a lo que ocurre por los medios de comunicación, Internet y el contacto directo con los personajes de la actualidad. Pero es un periodismo muy bien escrito, con voluntad de estilo, con voluntad de hacer literatura. Se percibe, sin embargo, que siempre es periodismo por la percha permanente de la actualidad, la búsqueda del interés de los lectores, la satisfacción de ese interés y, como digo, el contacto con los personajes que hacen la noticia. Ellos mismos hacen las noticias, pero también suministran información para entender y explicar esas noticias.

Raúl del Pozo investiga, profundiza en lo que ocurre. Busca a quien le tiene que decir algo y, seguro, es buscado por los que quieren influir en la actualidad. La información no es inocente; las palabras nunca lo son. Raúl del Pozo no está en la edad de guiarse por espejismos, más bien al contrario: ha vivido y escrito demasiado. El protagonismo que le han dado sus columnas sobre el «caso Bárcenas», por ejemplo, no le ha cambiado, no ha herido su modestia de profesional del periodismo, esos autores que viven y escriben como artesanos. Sus muchas lecturas le han enriquecido el estilo y la mirada: sus queridos clásicos latinos y españoles, siempre pendiente de los jóvenes a los que sigue y apoya, generosamente.

Fotografía de Rocío Hirschfeld Suárez.

Artículos relacionados

  • "Con esa peligrosa tendencia al diálogo contigo mismo." Relámpagos es un libro que ahonda en el tema del pesimismo, y que arrastra al lector a una auténtica tormenta: una serie de flashes de luz y lucidez que dan bastante miedo. Y digo que dan miedo por la sobrecogedora idea de pensar que de la existencia…
    Tags: de, el, la, en, umbral, francisco, rico, eduardo, martínez, cartel
  • La experiencia vital de cualquier persona es literaria, porque la vida son todas las situaciones que nos esconde una realidad a la que no hemos sido llamados, y que son la antesala de nuestro ocaso. Los pequeños eventos de una existencia son el único tema de la literatura universal, una inagotable fuente de inspiración, y por…
    Tags: la, en, de, el, es, francisco, umbral, literatura, rico, martínez
  • De izq. a dcha., Alberto López Marín, Eduardo Martínez Rico, José Ignacio Población, Jesús Nieto Jurado y Cristóbal Villalobos Hace unos meses celebramos un congreso sobre columnismo en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. Tuvo mucho éxito de público, sobre todo alumnos, llenando un salón de actos para…
    Tags: de, la, el, en, periodismo, raúl, del, pozo, eduardo, martínez
Filed in: Literatura, Periodismo

Comments are closed.