2:54 pm - viernes enero 17, 2020

Reseña: ‘Violetas von Berlin’, de Sara Sanz Arcas

Written by | 22/12/2019 | Comentarios desactivados en Reseña: ‘Violetas von Berlin’, de Sara Sanz Arcas

 
Violetas von Berlin es el primer libro, el primer poemario, de una nueva escritora. Digo “nueva” pero en realidad sé que Sara Sanz Arcas lleva escribiendo toda su vida, y esto llega al lector en cuanto a la naturalidad y soltura con las que la autora elige los temas y se coloca delante del folio, aunque ella me ha dicho que escribe muy a menudo con el móvil.

Decía Francisco Umbral que lo que está escrito con facilidad se lee con facilidad, y me da la impresión de que Sara escribe con facilidad. Desde luego nosotros, los lectores, la leemos con facilidad. Sara conecta con el lector. ¿Y por qué conecta? Yo creo que lo hace en la forma, en el estilo, en esa forma fácil y sencilla, pero también muy poética, a veces surrealista, de escribir. Pero también conecta en el fondo de los poemas, en el contenido, en el mundo que transmite: su vida, sus experiencias, sus cosas… Su mundo es el nuestro porque todos, en el fondo, hemos pasado por trances parecidos a los que poetiza Sara.

Como dice el prologuista, Antonio Sanz, que es su padre, cantautor y artista, y a quien también conozco desde hace muchos años:

“Creo preciso también apuntar que Sara muestra claras influencias de las corrientes de los “nuevos poetas”, tan comentados, y a veces tan criticados, y no siempre con razón. Son otros tiempos, otro escenario y otro público, un relevo generacional imparable. Hay muchos lectores que se ven reflejados en esta nueva forma de escribir, que la demandan y devoran porque habla de su cotidiana realidad.”

En efecto, los versos de Sara Sanz Arcas son versos de la vida real, de la vida cotidiana, pero versos también del alma. Al final el estilo suelto, desenfadado, de Sara encaja perfectamente con lo que cuenta. Es una poesía moderna, pero que sabe a “siempre”, por cuanto se revela humana. El ser humano va cambiando con el tiempo, pero hay un timbre, un metal interior que permanece, y ese metal que es su alma canta también. Así leo y oigo en mi ser interior los versos de Sara que forman como una especie de diario poético, o mejor “anuario poético”, porque Violetas von Berlín selecciona poemas suyos a través de los años, desde 2011 a 2018.

Son poemas, insisto, que se leen muy bien. Se adivina que nos transmiten con fidelidad, “fidelidad poética”, la vida de Sara durante esos años. La poeta o poetisa estudió Turismo y se fue a Alemania a trabajar allí. De ahí el título: Violetas von Berlin.

Conocí a esta escritora cuando era una niña. Creo que no hablé nunca con ella, pero siempre me decían que escribía. Y  me lo decían porque yo también lo hacía. Soy 9 años mayor que ella, pero nuestra afición, o vocación, literaria, nos une. Todo esto hace que comprenda bien sus “versos del alma”, que efectivamente se mueven, digamos, entre lo inmediato y lo más sublime acompañando las palabras, con armonía, ese movimiento.

La literatura, el espíritu que embarga al poeta, y en general al escritor, hace que lo que dice se eleve, trascienda la realidad más directa. Hay otro mundo, un mundo paralelo, que es el que construye, a medida que vive y escribe, esta escritura. Sara nos cuenta, nos transmite su vida, sus vivencias, y mientras lo hace crea otro mundo. Los dos son reales en el fondo, los dos son verdaderos.

Las palabras fijan las cosas, los recuerdos, las experiencias… y lo hacen para siempre, elaborando en el lector otro tipo de experiencias.

Al final la lectura es un placer porque Sara consigue, con el milagro poético, y el milagro de vivir -que todos compartimos-, salvar el abismo de las generaciones y establecer la conexión con el lector, me atrevería a decir cualquier lector con sensibilidad. Y Sara sabe despertar, tocar, esa sensibilidad que yo creo que todos tenemos.

Algo hay de infantil en este libro. Algo tiene de la niña que fue Sara y que yo recuerdo, una niña muy tímida, o eso me lo parecía, con un gran mundo interior, o eso intuía yo, vida interior, como se adivina en los escritores, especialmente cuando son niños. En el fondo, tal vez un escritor realizado no es más que la consumación, que el desarrollo del niño que fue.

Fernando Sánchez Dragó dice que los escritores se parecen unos a otros en que todos fueron niños raros. Yo creo que lo fui. No estoy diciendo que Sara lo fuera, porque no la conozco lo suficiente. Pero sin duda tenía algo especial. Me parece que en el fondo es ese “algo especial” lo que Dragó llama “rareza”, y que en términos literarios se traduce en una buena predisposición para leer y para escribir.

Ana María Matute decía que el auténtico escritor escribe por necesidad. Lo comprendo muy bien. Es la escritura como una respiración, respiración del alma.

Así pienso que escribe Sara Sanz Arcas.

Eduardo Martínez Rico
Dr. en Filología
Escritor, profesor y periodista

 

Artículos relacionados

  • Está muy de moda la etiqueta de “poesía joven”. La “poesía joven” tiene sus propios certámenes, sus propias antologías; tiene su lugar asentado en el panorama literario actual. Hay quien usa la etiqueta con razones despectivas, pero para la mayoría posee un carácter intrínseco que revaloriza automáticamente a sus autores. Últimamente, a la idea de…
    Tags: de, que, a, y, poesía, cartel
  • La tierra es la misma, pero se ha roto por dentro. Las piedras del empedrado del Camino de Santiago, de la Calzada, las descubro maltratadas, agrietadas, viejas, sucias. Hay agujeros negros, tabaco oscuro, incrustaciones de vida arruinada, botellas estrelladas en el suelo de mi ayer. Me cuesta creerlo, pensarlo, menos soñarlo, pero las piedras de…
    Tags: de, y, que, a, poesía, cartel
  • Dimitrinka Níkleva, hispanista búlgara, profesora en la Universidad de Granada, lanza al mundo de la poesía española su primer libro de poemas titulado Mis dos vidas (Editorial Poesía eres tú). Es un caso de autor en lengua española que no es nativo ni nació y se educó en España. Su adquisición del español fue, por…
    Tags: de, y, poesía, cartel
Filed in: Opinión, Poesía

Comments are closed.