2:52 am - miércoles junio 26, 2019

Tag Archives: amor

‘Diálogo amoroso’, de Luis Alberto de Cuenca (Poema inédito)

Written by | 05/04/2018 | Comentarios desactivados en ‘Diálogo amoroso’, de Luis Alberto de Cuenca (Poema inédito)
― Aceptas lo que ocurre tan tranquilo. Lo miras todo desde fuera, como una pieza de Brecht. Eres capaz de ver las cosas desde lejos, sin que te impliques en ellas lo más mínimo. ― ¿Después de que han pasado o mientras pasan? ― Me pregunto si hay algo que te afecte, que te altere, que llegue a emocionarte. ― Estar contigo. Pero no me crees. ― Lo único de mí que te interesa es mi cuerpo.                         ― No sabes lo que dices. Cuando digo que quiero estar contigo tan solo estoy diciendo que te quiero, y puedes alegrarte, o asustarte y salir de estampida, pero es así. ¿Qué te parece?                                    

‘Cartas de amor’, de Luis Alberto de Cuenca (Poema inédito)

Written by | 02/07/2014 | Comentarios desactivados en ‘Cartas de amor’, de Luis Alberto de Cuenca (Poema inédito)
Después de darse un baño de agua tibia y enjabonarse hasta el agotamiento (para olvidar que aquella mala pécora lo había despedido de su casa, dándole con la puerta en las narices), se acordó de las cartas que había escrito —y no había enviado— a aquella chica de pelo rubio que vivía entonces a una manzana de su casa, en tiempos tan remotos como las oleadas dorias del siglo XII antes de Cristo, la conquista de Troya o las tablillas micénicas de Cnoso, Pilo o Tebas. Buscó las cartas cuidadosamente en todos los cajones de su cuarto y, al fin, las encontró. Las leyó todas a media voz, luchando con las lágrimas, y vio que algunas de ellas contenían fotos de la muchacha, polaroids clandestinas que había conseguido hacerle por la calle, sin que ella se hubiese dado cuenta. Era

Crítica: ‘Antes del anochecer’, de Richard Linklater: el tiempo saturado

Written by | 21/09/2013 | 1
Si decimos Antes del amanecer (1995), Antes del atardecer (2004), Antes del anochecer (2013), cualquier observador sagaz podrá darse cuenta de que el transcurso del tiempo es algo que interesa mucho al director Richard Linklater, como también denota su interesantísima Waking life. Primero fueron Viena y París, y en esta última película el director sitúa su acopio de tiempos verbales nada menos que en la península del Peloponeso, un lugar cuyo largo currículum invita a comparaciones tan arcaicas como peliagudas. Y tiene sentido: qué mejor marco puede haber para ensamblar una tragedia ¿neo? ¿post? moderna sobre el tema más viejo del mundo, el amor entre dos seres humanos. Aceptemos la invitación de Linklater. Volvamos por un instante a la Antigua Grecia. Concretamente al momento

Blues del fregadero

Written by | 27/05/2013 | Comentarios desactivados en Blues del fregadero
Hay un blues en el fregadero: «Clac, clac». Las agujas del reloj esta vez pichaban «Noes-tá, noes-tá» y al silencio le subieron el volumen. Ahora pareces un huerto repleto y sabes a la corona de otro. A león jubilado recuerda mi mirada. «Clac, clac». ¡Fregadero! ¡Calla! Calendarios de poesías ajusticiadas, «Noes-tá, noes-tá», mis mejillas inundadas. Semáforo en rojo para toda la existencia. ¡Corazón! ¡Corazón! ¿No dices nada? Pum-pum-pum-pum buf… Calla, que suenas a puerta vieja recién llamada. Un blues en el fregadero: «Clac, clac». Goteaba. Un blues en el fregadero. Sólo eso sonaba. Fernando C. Caramés, 26 de abril de 2013 @FernanCamacho www.seguimospensando.wordpress.com Artículos relacionadosLigereza'Cartas de amor', de Luis Alberto de Cuenca (Poema

Dos televisores

Written by | 04/05/2013 | 1
Dos televisores llenos de tinta para los cuadernos del mundo. Y tú, paloma inquieta que se pierde en una cafetería. Conocí en uno de mis viajes un cosmos que amanecía a la hora de tu café, con un vestíbulo renacentista que se hizo tu armario y un querubín bobo que resbalaba en las nubes mojadas de tu iris. Tus dos televisores están llenos de tinta y convierten las avenidas en ríos, las grúas se antojan pinos en las retransmisiones y esta gran Stazione Centrale di Milano en un gran lago donde habitan especies de anfibios que creía perdidas en la vorágine pop que nos aturde:                 Había un lector de poesía latina                 ¡Yo

Crítica: ‘Kafka enamorado’, de Luis Araújo: el dilema desesperado del artista

Written by | 06/04/2013 | Comentarios desactivados en Crítica: ‘Kafka enamorado’, de Luis Araújo: el dilema desesperado del artista
El título tiene reminiscencias hollywoodienses, y la ironía se nota. Porque el Kafka enamorado de Luis Araújo no sabe a terrón de azúcar, ni a ídolo caído. Muy al contrario, resulta una obra muy sobria, intensa, y que ―Dios les bendiga― dura lo que tiene que durar sin perder un ápice de pulso. La intimidad de la Sala Princesa del Teatro María Guerrrero mete al espectador de lleno en el escenario: paredes de madera que se extienden como rejas, creando un juego de luces y sombras en clara deuda con el expresionismo alemán. Todo ello para acentuar la claustrofobia de un autor que ya es cuño y adjetivo en la literatura universal, y del que queda ya poco que decir que no se sepa. Por eso resulta interesante la propuesta de Araújo. Sabedor de que no hay sombra sin luces, aquí reconstruye

El Vaticano y la instrumentalización de Dios

Written by | 12/03/2013 | Comentarios desactivados en El Vaticano y la instrumentalización de Dios
Con los prodigios que le ha sido concedido realizar en presencia de la Bestia, seduce a los habitantes de la tierra y les dice que hagan una imagen de la Bestia. Le dieron el poder de dar vida a la imagen de la Bestia hasta el punto de hacerla hablar y que hiciera matar a todos los que no la adorasen. Apocalipsis 13:14-15 El pasado 17 de febrero, durante el penúltimo ángelus posterior al anuncio oficial de su renuncia al cargo, Joseph Ratzinger lanzó un mensaje en contra de la instrumentalización de Dios. Decía, textualmente, «no instrumentalizar a Dios para fines propios» y no creer que «la verdadera realidad esté en el poder». Frente a tamaño espectáculo, el espectador mínimamente atento se pregunta si es que acaso la Iglesia de Roma ha hecho alguna vez algo distinto a instrumentalizar

Crítica: ‘Blue Valentine’: el desamor según Ryan Gosling y Michelle Williams

Written by | 09/03/2013 | 1
A estas alturas no cuesta asimilar que una película sobre el amor lo sea también de la tristeza. Como todas las artes, el cine ha dado mil vueltas a este vértice esencial de la naturaleza humana y a su institución garante o destructora, como es y ha sido el matrimonio. Es el tema más viejo del mundo, y como tal, Blue Valentine no descubre nada nuevo. Pero esta historia mínima, otra de tantas, consigue apretar el pecho del espectador, que termina asumiendo como propia la perplejidad de los protagonistas al contemplar cómo el sentimiento más hermoso del mundo, el que daba a sentido y unión a sus vidas, se vuelve agonía y desolación. (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); El primer largometraje de Derek Cianfrance supone un bellísimo retrato de la condición humana,

Ligereza

Written by | 28/02/2013 | Comentarios desactivados en Ligereza
Te escapas cual minuetto, te atrapo sutil y simple, te esfumas, abeja inquieta, te fugas. Eres diminuta y ligera como una arteria secundaria bombeando caracoles al final de mis versos. Y te mueves ágil como si no fueran contigo. No hay sábanas de seda que atrapen tu sosiego, no hay cama de hierba en el campo que te haga sentir más cómoda que tus huidas. Relampagueas como una corchea y la sombra de tu presencia se convierte en la caricia del viento de tu evasión de mí. Te escapas cual minuetto, te atrapo sutil y simple, te esfumas abeja inquieta, te encuentro pequeña y dulce, te fugas. Creo haberte atrapado y te vuelves a escabullir como un violín veloz en el si bemol menor de mis palabras. Como el centro de las cosas en el psiquiátrico de los bienhechores: te vas, te vienes, como

El rincón de los amantes, en los Jardines de Luxemburgo (París)

Written by | 20/02/2013 | Comentarios desactivados en El rincón de los amantes, en los Jardines de Luxemburgo (París)
Sonó el despertador. Las diez de la mañana. A veces uno incluso maldice despertar, inconsciente de su insensatez. El albor grisáceo y cegador se colaba por el hueco de la cortina. Oí a las chicas parlotear y levantarse. Volví a recordar: París, la llovizna, Nochevieja, los Campos Elíseos. Me quedé unos minutos más en la cama paladeando esos pensamientos, que eran imágenes sincopadas que iban y venían como un lánguido oleaje onírico, igual que resonaban en los oídos los pasos cercanos, pero a la vez tan remotos, de mis compañeras de habitación. Creo que en aquel momento, sin saber por qué, fui feliz. A veces la felicidad se presenta así, de manera estúpida, sin avisar. (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); El día de año nuevo se nos presentó algo fresco,