5:03 am - Saturday November 25, 2017

‘To The Wonder’: Terrence Malick se copia a sí mismo en este drama que no busca entretener, sino exaltar los sentidos

Written by | 24 May 2013 | Comments Off

crítica Terrence Malick To The Wonder Javier Bardem El árbol de la vida

El cineasta norteamericano Terrence Malick (La delgada línea roja, Malas tierras) se coronó como director de culto tras competir en Cannes, en 2011, con su nuevo trabajo El árbol de la vida, obra maestra para unos y fatigoso ejercicio de pretensión para otros. La cuestión es que no dejó a nadie indiferente y El árbol de la vida fue un éxito en taquilla y en el debate cinematográfico, dividiendo a la crítica especializada y situando a Malick en la primera línea de los directores mejor valorados dentro del sector profesional. Sin duda le ha debido de coger el gusto a su nuevo rol conquistado de poeta del cine que ensalza la belleza con imágenes y no con palabras, ya que al año siguiente volvió a Cannes con una nueva película, que es la que aquí nos ocupa, pero las reacciones no fueron precisamente como esperaba.

Terrence Malick To The Wonder Javier Bardem El árbol de la vida

Ya desde antes de presentarse a concurso, To The Wonder había dado de que hablar por su rodaje «tormentoso». Terrence Malick tiene fama de director difícil, de ser uno de esos directores chapados a la antigua a los que les da igual tener que borrar de la película a un actor si considera que las escenas que ha rodado sobran en el montaje final. Así, una vez rodada la película, Malick prescindió de todas las escenas rodadas por Rachel Weisz, Barry Pepper y Amanda Peet, y aun así nos queda una película de casi dos horas de duración que se nos hacen tres horas fácilmente.

To The Wonder nos narra la historia de Marina (Olga Kurylenko), una madre soltera que vive en París con su hija y que se traslada con la niña a casa de su novio, Neil (Ben Affleck), a los EE.UU. La película deja de lado desarrollar una trama de forma convencional y copia las estructuras narrativas de El árbol de la vida para que cobren un papel central las emociones de cada personaje frente a las relaciones sentimentales y la identidad religiosa (los dos temas centrales de la película, que busca conectar amor y religión), en lugar de centrar el objetivo en la propia acción y en las vivencias de los personajes. Imagino que por esta decisión de centrarse en los sentimientos en lugar de en las vivencias es por lo que Malick ha decidido a última hora prescindir de, por lo menos, tres personajes principales de la película, que durante todo el metraje está compuesta por narraciones en primera persona de los personajes de Olga Kurylenko, Ben Affleck y Javier Bardem, que describen sus sentimientos frente a cada cosa que sucede a su alrededor.

Terrence Malick To The Wonder Javier Bardem El árbol de la vida

Javier Bardem da vida al personaje quizás más interesante de la película, el padre Quintana, un sacerdote católico que se encuentra en plena crisis de fe («en todos lados estás presente, y aun así no puedo verte»), realizando para ello un soberbio trabajo de contención interpretativa, diciendo más del personaje el actor con su mirada y sus expresiones que el guion con sus monólogos y sus diálogos. Ésta es la enésima prueba de su calidad como actor, que le demuestra capaz en el mismo año de encarnar personajes tan absolutamente diferentes como este padre Quintana y el villano Silva de Skyfall. Por otra parte, el resto de personajes no consigue un buen efecto en pantalla y la narración en primera persona, sumada a la gran cantidad de imágenes que en principio nada tienen que ver con la trama pero que buscan recrear gráficamente las emociones de los personajes, sólo contribuyen a despistar al espectador, adormecerlo.

Visualmente, la película es una delicia, pero la tienes que ver predispuesto, sabiendo a lo que vas, porque renuncia al viejo dogma que nos dice que el cine es para entretener narrando una historia, y construye una estructura visual de imágenes que ponen luz al monólogo interno de unos personajes que se preguntan sobre el sentido de lo que les rodea y dudan sobre sus propias emociones. La película es lírica y reflexiva, pero muchas veces se nos muestra vacía en su contenido, repitiendo una y otra vez las mismas cuestiones en primera persona, haciendo que nos preguntemos si esto va a alguna parte o se queda en lo que ya hemos visto. Al final, nos quedamos con que la película es pretenciosa y decepcionante, y nos parece que Malick se ha enamorado de su trabajo anterior hasta el punto de querer reproducir lo mismo una y otra vez: la historia es distinta, las estructuras empleadas y el fondo son idénticos. Al final, la poesía que luce con orgullo se queda hueca y Malick nos parece un poeta que escribe con bellas palabras que no dicen nada, pero que tienen un fondo lírico que recuerdan a una obra anterior y sin duda muy superior.

Terrence Malick To The Wonder Javier Bardem El árbol de la vida

Lo mejor: El principio evoca lugares comunes con los que el espectador se identifica a través de bellas imágenes y el monólogo interno de una protagonista que promete introducirnos en un dilema profundo. Javier Bardem realiza un buen trabajo, perfecto en su contención, que contrasta con el resto del conjunto.

Lo peor: La poesía que nos promete se queda en lo estético, que aunque es visualmente hermoso también es carente de contenido. Las estructuras narrativas parecen ser una extensión de las de El árbol de la vida. La narración en primera persona despista y adormece al espectador, especialmente acompañada de una sucesión de imágenes que no consiguen identificarse con los sentimientos que nos narran los personajes.

Veredicto: Película interesante en cuanto a que es el nuevo trabajo de un director muy interesante, pero que aporta muy poco al conjunto de su obra. Terrence Malick se copia a sí mismo, volviendo a recrear lugares comunes que ya conocíamos de sus anteriores trabajos, en lugar de crear pasajes nuevos. Valiente apuesta por un drama que renuncia a entretener al espectador e intenta exaltar sus sentidos, con poco tino en mi caso.

Artículos relacionados

  • Patio circundante del Templo Dorado Cuando atravesé la puerta el detector ni se inmutó. Un guardia, no obstante, extrañado, me cacheó para comprobar que mis bolsillos estaban, tal como indicaba el cacharro, vacíos. A uno siempre se le pone un poco cara de culpable cuando un policía le palpa los costados. Acto seguido, ya libre…
    Tags: de, la, el, en
  • Si alguien me preguntara a qué huele París no dudaría demasiado en responder que por todas partes flota el olor a comida. Va uno paseando por sus callejuelas y le sobreviene el aroma a pan recién hecho, y dos metros más allá huele a kebab y especias provenientes de algún pequeño restaurante turco, o de…
    Tags: de, la, en, el
  • El pasado viernes venía yo de trabajar a eso de las ocho y media de la noche. A la altura de la Puerta del Sol me fijé en que un helicóptero sobrevolaba la zona, titilando en la negrura del cielo con una luz roja intermitente. Al doblar la esquina que conduce a la plaza de…
    Tags: de, la, el, en
Filed in: CINE

Comments are closed.