9:57 pm - jueves mayo 23, 2019

‘Yo, detective’, de Rafael Guerrero: regresa la saga del novelista detective

Written by | 16/02/2019 | Comentarios desactivados en ‘Yo, detective’, de Rafael Guerrero: regresa la saga del novelista detective

Como si de una tarjeta de presentación se tratase, el título de la cuarta novela de Rafael Guerrero deja bien claras las premisas: Yo, detective (Círculo Rojo, 2018). Y es que, en efecto, estamos ante la historia de un detective privado que además ―y viceversa― es novelista. Esta aclaración no es baldía. Más allá de la mera anécdota biográfica, la profesión y la vocación literaria resultan del todo indistinguibles en este autor. Y se nota. Guerrero sabe bien de lo que habla, lo que resulta toda una novedad en el trillado género noir. No adorna a su gremio con pirotecnias de Hollywood y aires de romanticismo. Conoce bien la realidad del detective privado y la cara oculta de la sociedad.

En Yo, detective (Círculo Rojo, 2018), Guerrero se vale de la autoficción para desdoblarse en dos tramas serpenteantes: una lleva a Francia hacia una mujer que huye de su peligroso marido, y la otra hacia Benarés en lo que parece la búsqueda imposible de un joven desaparecido. Para encontrar la aguja en el pajar tendrá que codearse con los bajos fondos de la India, es decir, entre lo más bajo de los bajos fondos del ranking planetario.

A la novela le sobrevuela un aire crepuscular, quizá el único aire que se puede respirar en atmósfera de medias verdades. No es casual que la novela arranque en un tanatorio, velando entre chanzas de humor negro a un compañero detective caído en combate. Invocar el miedo para espantarlo, reconoce él mismo, como quien se abre la coraza para respirar. Al fin y al cabo, el concepto de «riesgo asumible» es difícil de ponderar por quien vive de levantar alfombras allá donde la suciedad se acumula. Estamos, no obstante, ante un detective cabal y responsable, que, como tal, no busca el peligro ―ni el amor― para adornarse, por innecesario, ya que de todos modos sabe que acaban apareciendo en su camino.

Pero en ninguna de las novelas de Rafael Guerrero hay malos de película. Por muy lejos que le lleven sus investigaciones, a todas les sobrevuela un aire de verosimilitud y lógica profesional ―resumidas las cláusulas de eficacia y supervivencia― que, por supuesto, a veces resultan incompatibles con la mejor ficcionadora que existe, que es la vida misma. Los grados de mezquindad que nos presenta son siempre plausibles, casi empatizables, lo que quizá resulte más disuasorio a la hora de esperanzarse con el género humano.

Al fin y al cabo, Guerrero es un detective que está acostumbrado a ver lo que al resto nos gusta ocultar. Sabe que no cabe decepción alguna donde ya no quedan expectativas. Hay poco que decir y los diálogos cortantes enfatizan el dinamismo de la historia. Entre la ironía y el laconismo amargo, la novela avanza en un continuo gerundio, o lo que es lo mismo, entre jet lag, líneas de carretera y habitaciones de hotel con el pasaporte en la mano.

El resultado es adictivo, como sucede con todo lo que gusta y entretiene. Al terminar el libro el lector sentirá irremediables ganas de tomarse una caña con su protagonista para que le siga contando batallitas. Y hay cuerda para rato. Sus tres novelas anteriores, Un guerrero entre halcones (Círculo Rojo, 2013), Muero y vuelvo (Círculo Rojo, 2013), Ultimátum (Círculo Rojo, 2015), acreditan que los ingredientes están mezclados con éxito. Sobran las tarjetas de visita. Esto huele a saga. Dos novelas pueden ser casualidad, y tres pueden sonar a multitud. Pero cuatro saben definitivamente a poco. Sólo cabe preguntarse: ¿para cuándo la quinta? Adelante, Guerrero, aquí te esperamos.

Clara Boluda Vías

Artículos relacionados

  • Después Un guerrero entre halcones y Muero y vuelvo, Rafael Guerrero ha seguido fiel a su estilo con su última novela, Ultimátum (Círculo Rojo, 2015). Está escrita, como las otras, en primera persona y sin dejar de lucir su tarjeta de presentación por delante: es una novela de detectives escrita por un detective real. Y…
    Tags: de, rafael, guerrero, negra, novela, cartel
  • Muero y vuelvo (Editorial Circulo rojo) tiene una peculiaridad con respecto a otras novelas de detectives: está escrita por un detective. Quizá por eso la historia consigue, sin explosiones hollywoodienses ni artificios altisonantes, contagiar con verosimilitud la atmósfera de sexo, dinero, cinismo y camaradería que envuelve esta profesión tan proclive al límite. No es un…
    Tags: de, rafael, guerrero, negra, novela, cartel
  • David Llorente (1973) se empeñó en ser el último de la fila, el que se sentaba detrás en el último banco de clase, con los ojos bien abiertos, la cabeza ligeramente declinada y una mano muy lenta para copiar apuntes mientras los demás metíamos mucho ruido en las primeras filas. Llorente es el Vallejo de…
    Tags: de, que, y, a, novela, negra, cartel
Filed in: Novela negra

Comments are closed.